UNIÓN ESPAÑOLA

Los tips defensivos que acercan a Palermo con Carlos Bianchi

Los hispanos centran su juego en la protección de la portería con recursos tácticos que lo vinculan con el Boca multicampéon, equipo conducido por el afamado DT.

Unión Española es el sólido puntero del Torneo Transición. Los hispanos han desarrollado una buena campaña, sustentando su accionar en la labor defensiva. De hecho, superaron una dura prueba a su liderato con un empate 0-0 en su visita a Antofagasta, gracias a un excelente custodia de su portería, liderados por el meta Diego Sánchez.

Cumplidas siete fechas del campeonato, el cuadro de Santa Laura no registra goles en contra. Un récord histórico en la institución en los 84 años de Torneos Nacionales de Primera División. Que Unión defiende muy bien no hay duda. La forma cómo lo hace posee vasos comunicantes con el multicampeón Boca Juniors, elenco que, dirigido por Carlos Bianchi e integrado por Palermo en algún instante, obtuvo varias Copas Libertadores.

Repliegue profundo

La última línea de Unión avanza en la cancha en la medida que el equipo va progresando en su construcción de juego o si logra poner el balón bien arriba mediante algún pelotazo en un Contraataque. Sin el esférico, se repliega teniendo como primer límite de retroceso el borde superior del área penal. 

En esta zona, la defensa achica espacios con una definición bien clara de los laterales por los flancos y la dupla de zagueros basculando en el eje de la estructura. La recuperación de la pelota ocurre más por concentración de gente y correcto ocupamiento de los espacios a custodiar. Los mismo realizaban los dirigidos por Bianchi con defensas lideradas en su época por el colombiano Jorge Bermúdez y Rolando Schiavi, dos tipos nada de veloces, pero sí con buena ubicación y presencia física.

Bloque ultra compacto

Sus grandes éxitos los obtuvo Bianchi empleando el sistema de juego 4-3-1-2. El mismo esquema utiliza actualmente Palermo en el elenco hispano. La estructura táctica posee la fortaleza defensiva de configurar rápidamente un gran bloque de siete integrantes (la línea de cuatro, más el volante central y los dos interiores), que torna difícil el acceso del oponente hacia la propia portería.

En Unión defienden todos los integrantes de la defensa y cuentan con la colaboración fija de Santiago Gallucci, el '6' del equipo, de Fernando Meneses y ahora de Israel Poblete (reemplazante de César Pinares), los dos '8' hispanos. Así también lo hacía el Boca multicampeón, dejando algo libre a Román Riquelme y a la dupla ofensiva de rigor. 

Un triángulo, el eje defensivo

La presencia solamente de un mediocampista central en los equipos de Palermo y Bianchi tiene una importancia capital en el manejo defensivo. La mecánica de movimientos es clave en la articulación de la relación entre el '6' y los dos centrales, el triángulo que conforman estos jugadores. 

En el proceso de organización defensiva y en su culminación ya como defensa organizada, el volante debe estar plenamente sincronizado con la acción de los zagueros. La colaboración debe darse mediante una ubicación correcta y permanente en el espacio anterior a los defensores (nada de dejar abandonada la posición si no hay un relevo garantizado). También a través del retroceso a tiempo para llenar la zona liberada por un central tras salir al cruce hacia los costados o ascender en el seguimiento del centrodelantero.

En Unión, esta sinergia acontece adecuadamente entre la dupla González-Pizzorno y Gallucci. Guardando las distancias, lo mismo sucedía en su momento con Cristián Traverso, el colombiano Mauricio Serna y Raúl Cascini en el Boca que lo ganó todo.