El informe de Pizzi

El informe de Pizzi

La tentación es grande. Pegarle a todo y a todos. Ganas seguidores. Construyes una imagen de duro. Incorruptible. Si hoy aseguras que todos sabían que el desastre era inminente, te instalas en un rango de superioridad. Si confirmas que le decadencia del equipo se debe a razones extra deportivas, que todos sabían pero eligieron callar, te ubica en una zona de altura moral intocable.

Nada peor que los defensores de las causas ganadas.

Juan Antonio Pizzi entregó su último informe al mando de la selección chilena. Según lo trascendido, el técnico asegura que Chile quedó fuera del Mundial por razones fubolísticas. Coincido. La Roja no jugará en Rusia 2018 porque no ganó partidos en los cuáles mereció sumar (Argentina en Santiago y Buenos Aires, Paraguay en Asunción), porque no hizo más goles en duelos donde pudo y mereció convertir más (Venezuela en el Monumental, Ecuador en el mismo recinto) y porque perdió los dos partidos de la penúltima fecha doble, contra el equipo Guaraní en la capital y Bolivia en La Paz. Razones futbolísticas que se explican por factores internos y externos.

¿Alguien esperaba que el entrenador detallara en su informe actos de indisciplina severos como causantes de la eliminación? Se nota que nunca charlaron con Pizzi y que oyeron sus conferencias a distancia. Aunque ese factor fuera cierto (aún no comprobado por lo demás), el santafesino jamás los revelaría y menos los usaría como razón para explicar la debacle en cancha.

Leo y leo la misiva pública que dejó junto con el mentado informe y aún no encuentro la parte donde culpa a la participación chilena en la Copa Confederaciones de la eliminación. Pizzi explica que a partir de los resultados el asistir con un equipo estelar pudo afectar la doble fecha eliminatoria maldita, contra Paraguay y Bolivia. Justifica por qué decidió ir con el equipo titular.

Asegura incluso que pruebas físicas a los jugadores solventaban esta determinación. Admite que, con los números en la mesa, pudo ser un error del que se hace responsable. Pero no dice en ninguna parte que debido a eso Chile quedó afuera. Quizás el error es mío, pero yo leo otra cosa.

Ir a la Copa Confederaciones era un lujo. Una fiesta a la que Chile siempre estuvo ajeno. Se fue con lo mejor. El equipo se llenó de aplausos y nadie se quejó cuando la Roja eliminó a Portugal, con el Balón de Oro en cancha. Nadie.

¿También fue un error ir a la Copa América Centenario con el equipo estelar? ¿En serio? ¿Después de un año se percataron? Chile ganó esa Copa. Bicampeón del continente. A Argentina. Con el mejor del mundo en cancha. Dos veces en un año. ¿En serio fue un error ir con titulares? No jodan.

Si hay factores externos que afecten el rendimiento en la cancha es un elemento bastante más profundo y que responde a varias causas. Juan Antonio Pizzi cometió variados errores en la logística de los partidos, en la preparación de los mismos, en la mala lectura de algunos duelos. Chile tenía equipo para clasificar y no lo hizo. En estas mismas páginas escribimos con alarma que la Roja llegaba a la famosa fecha de septiembre con muy poco rodaje. Y perdió los dos pleitos.

Para reclamar motivos éticos y morales no me convoquen. Yo creo que Chile no clasificó al Mundial porque no lo mereció en cancha. Porque dejó escapar puntos contra rivales menores que tampoco irán a Rusia, porque el contrincante también juega y en esta carrera larga lo hizo mejor que tú.

Después de este desastre tenemos que aprender. Todos.

Los que no jugamos, también.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar