Universidad de Chile

El llamativo caso del 'europeo' de la U que apenas jugó 15 minutos


Universidad de Chile - Rangers en vivo: Copa Chile en directo

Es uno de los casos más llamativos de la temporada de la Universidad de Chile es el de Martín Arenas. El delantero de 20 años llegó a inicios de semestre tras un paso por la juvenil del Villarreal en España, club en el que tenía contrato hasta 2018, incluso por sobre nombres como el de Marcelo Allende.

Se suponía que Arenas era una de las alternativas de Ángel Guillermo Hoyos en ataque y también para cumplir con la regla de los minutos reglamentarios que debe jugar un nacido a partir del 1 de enero de 1997, pero su aporte estuvo muy lejos de ello. De hecho, estuvo siempre detrás de nombres como Nicolás Guerra, Yerko Leiva, Iván Rozas o Francisco Arancibia.

Durante el semestre, Arenas sólo estuvo 15 minutos en cancha en el partido por Copa Chile ante Audax Italiano en La Florida, el 30 de agosto pasado, y fue a la banca en el triunfo ante Santiago Wanderers en Valparaíso por el Transición, el 4 de noviembre.

Formado inicialmente en Santiago Wanderers, se fue con 17 años al Villarreal tras una disputa entre su representantes y el cuadro de la Región de Valparaíso.

Hoy, quienes lo iniciaron en el fútbol, creen que su rendimiento está asociado también a las complicaciones en su desarrollo. "Estuvo desde los 7 u 8 años lo tomamos de un campeonato de Ercilla, en el que jugaba por el Cerro Barón. Hizo el trabajo hasta que lo tomó un empresario que se lo llevó al Villarreal", recuerda Domingo Sorace, jefe técnico de las divisiones inferiores de Santiago Wanderers.

"Hay una parte importante que tiene que ver con el crecimiento más de piel que hay en Wanderers, y que cuando vas a otra parte te tratan directamente como un adulto. Él vuelve a la U por una lesión, pero también porque no pudo rendir lo que se esperaba en Villarreal", agregó el entrenador.

Para Sorace, una de las causas importantes es la forma apresurada con la que los representantes sacan a los jugadores a muy temprana edad y sin las herramientas necesarias para ser profesionales. Los llevan a Europa con un alto riesgo de "rebotar" de regreso a clubes nacionales, más allá de que Arenas fue campeón con la juvenil del Villarreal.

"Él entra en un negocio del fútbol en el que cada uno tiene sus prioridades y está manejado por un empresario que verá donde lo pone", indica Sorace.

"Él no tuvo el mismo rodaje que otros de sus compañeros de generación que hoy son titulares o ven muchos minutos, como Adrián Cuadra o Kevin Vásquez. Le apuraron el desarrollo a un adolescente que está cerrando ciclos, entró a un ruedo más competitivo y por ese apuro no estaba preparado para este nivel, siendo un gran jugador en proyección. El tema está en cómo trabajaron con él", puntualizó el formador.