La primera batalla de Rueda

Reinaldo Rueda Rivera, triple R como le dicen en su natal Colombia, nunca fue futbolista profesional, pero es un hombre de fútbol. No lo digo sólo por su dilatada trayectoria, con algunas luces muy destacadas como haber dirigido tres selecciones, dos mundiales y tener en su registro la Copa Libertadores. Con el oficio de un tipo experimentado, Rueda comenzó su primera gira al frente de la Roja.

Después de su presentación como seleccionador de Chile viajó a Medio Oriente y desde ahí se trasladó a Europa. En el Viejo Mundo se reunirá con los principales referentes chilenos. El beneficio de este tipo de reuniones es intangible para quienes estamos muy lejos de la cancha. Desde nuestra cómoda zona, detrás de un teclado, podríamos dudar del provecho de este viaje. ¿Para qué fue? ¿Para presentarse? ¿Para anunciarles alguna decisión? ¿Para quedar bien con los jugadores más importantes del camarín? En definitiva, ¿sirven este tipo de viajes? Los que han jugado saben que sirven. Y mucho.

No se trata de diplomacia o acciones de buena crianza. Rueda sabe que el camarín de Chile está compuesto por jugadores grandes, muy exitosos. Armar una formación con buenos futbolistas es sólo una parte en el trabajo de ser técnico nacional. Instalar una idea, generar confianza, demostrar conocimiento, mirar a los ojos, establecer los límites, manejar la autoridad, reconocer ripios, fortalecer atributos, esas son tareas que se construyen con el tiempo y este tipo de visitas colaboran para remar en ese sentido.

No falta mucho para ver en cancha al Chile versión Triple R. A finales de marzo se juega contra Suecia y Dinamarca en Europa. Es probable que no haya grandes novedades en la convocatoria, pero es un hecho que en la baraja del colombiano hay algunas cartas que tendrán su oportunidad, depende de ellos poder aprovecharlas. Erick Pulgar, Paulo Díaz, Felipe Mora, Nicolás Castillo, nombres que surgen a la primera mirada.

Hace no mucho tiempo leía una entrevista que dio Martín Palermo en Argentina. Entre muchos puntos interesantes que destacaba el técnico de Unión Española, decía que si bien no clasificar al Mundial de Rusia había sido un golpe duro para los chilenos, a los tres días ya estaban hablando de otra cosa, planeando el futuro, sin demasiados dramatismos. A veces nos miran mejor desde afuera que nosotros mismos.

Este período en la selección parece calmo. No se equivoque. Es fundamental partir bien. Y no hablo de los resultados en cancha. Me refiero a la instalación de un relato, ese que durante una década tuvo a la Roja entre los mejores equipos del mundo. El que no se dio cuenta, ya se lo perdió.

0 Comentarios

Normas Mostrar