Competición
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Fórmula 1
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
  • MotoGP
  • Premier League
  • Serie A

Motormercado

Las exigentes pruebas de confiabilidad en autos chinos

Las exigentes pruebas de confiabilidad en autos chinos

Cada día las marcas chinas se autoimponen mejores estándares de calidad para sus clientes.

El exigente y competitivo mercado automotriz chileno ha hecho que las marcas tengan que esforzarse cada vez más para satisfacer los altos estándares de calidad que exigen los clientes. Un ejemplo de ello son las marcas de origen chino, que cuando llegaron a nuestros país hace más de 12 años, tuvieron muchos cuestionamientos en términos de calidad y oferta.

Hoy, el panorama es completamente distinto. La industralización acelerada del país asiático en esta área, y que marcas automotrices denominadas "tradicionales" tengan centros operativos en China, ha provocado que los autos de este origen estén peleando palmo a palmo en todos los segmentos del mercado nacional, e incluso han ido más allá. Un caso es el de Chery con el nuevo modelo Tiggo 4, que entre sus componentes y proveedores, más horas y horas de pruebas, han dado con un producto de alto estándar en el segmento SUV compacto.

En el Chery Tiggo 4 se seleccionaron importantes proveedores de repuestos a nivel mundial como es el caso de Honeywell para el turbo; la famosa BorgWarner para los sistemas de transmisión; la alemana Schaeffler, en partes y piezas; Valeo, para el sistema de embrague; UAES, conocido proveedor de gestión del motor, engranajes y accionamiento eléctrico; entre otros.

Otro punto fue la cantidad de pruebas de durabilidad y confiabilidad del auto. En palabras de Hugo Castro, Gerente General de Chery Chile, "se inspeccionaron 65 sistemas en condición de uso integral y 330 elementos de evaluación en total. Lo que hicimos es garantizar la durabilidad y confiabilidad del nuevo Tiggo 4, incluida la motorización, donde ofrecemos una inédita garantía de por vida a los clientes".

Las pruebas realizadas en China incluyeron test de repuestos y sistemas, tests de confiabilidad, y las de largo aliento se enfocaron en simulación en carretera y en pistas especiales. Todas ellas equivalieron desde 5 a 30 años de uso. Por ejemplo, la apertura de puertas y ventanas se probaron más de 120.000 veces en altas y bajas temperaturas, sin arrojar fallos algunos. El sistema de suspensión se realizó con la prueba de los cuatro pilares, equivalente a 10 años de uso. El sistema eléctrico del asiento con una prueba Six-DOF en 42.000 kilómetros, igual a 10 años de uso.

"La prueba de kilometraje del Chery Tiggo 4 fue de nada menos 3.35 millones de kilómetros en toda China, con los climas y condiciones más extremos para frío y calor, desde -40ºC a 47ºC. Se probó en altitudes variables de hasta 4.800 metros sobre el nivel del mar, y humedad relativa desde el 30% al 100%" añade Castro, quien no duda que "este SUV marca un hito en la oferta de valor que entregamos a nuestros clientes".

Otro tipo de prueba realizada en el desarrollo del Tiggo 4 fue la condición de uso incorrecto. Es cuando al auto se le conduce de maneras no adecuadas explorando los límites del mismo. Por ejemplo, impactos contra las aceras y esquinas de las calles -algo muy común en la conducción diaria de nuestro país-; arranque con el torque alto; pasar cambios en momentos erróneos, entre otros.

Todos estos elementos en el desarrollo del auto permiten obtener un producto de alta calidad para consolidarse en un segmento competitivo del SUV en Chile, que mantiene su curva de crecimiento cada mes y donde todos los actores compiten en la satisfacción de los clientes. Y en ello, las marcas chinas hace rato ya no se quedan atrás.