El renacer de Felipe Flores: "Quiero clasificar a una copa"

ANTOFAGASTA

El renacer de Felipe Flores: "Quiero clasificar a una copa"

El delantero es pieza clave e inamovible en el sólido cuadro nortino. Estuvo seis meses sin club y ha regresado en buen nivel. "Estuve entrenando en un gimnasio", cuenta.

Felipe Flores fue uno de los fichajes sorpresa de Antofagasta a comienzos de año. Después de un paso irregular por el fútbol mexicano, en los clubes Xolos de Tijuana y Veracruz, el atacante estuvo un semestre sin equipo hasta enrolarse en la disciplina del DT Gerardo Ameli, quien a su vez llegó desde la liga peruana.

Hoy, el panorama es formidable para Flores en el cuadro puma. Es titular permanente como extremo izquierdo y los nortinos, en una gran campaña, comparten la quinta posición con La Calera, apenas un punto por debajo de Colo Colo.

"Sabía que no era fácil regresar al fútbol chileno, porque había estado seis meses parado. Al principio me costó adaptarme, me costó mucho agarrar el ritmo, pero gracias a la continuidad que me ha dado el técnico pude adaptarme en buena forma. Hoy en día me siento mejor y obviamente que hay cosas por mejorar tanto en lo grupal como en lo personal", manifiesta Flores en diálogo con AS Chile. 

"Estoy feliz por la campaña que estamos cumpliendo. Estamos peleando en los lugares de arriba. Este fin de semana tendremos un partido que será de vida o muerte (ante Universidad de Concepción), porque es un rival directo en las aspiraciones que tenemos de meternos en los lugares de más avanzada. La ciudad es súper linda, el clima es rico. Hasta el momento todo ha funcionado perfecto", agrega.

-¿Qué hizo durante el semestre que estuvo desocupado?
-Estuve entrenando con un amigo que tiene un gimnasio y jugando partidos con los amigos. Pero no es lo mismo, entrenar con jugadores profesionales y a nivel competitivo. Me costó al principio. Lo bueno es que me fui adaptando de a poco y el técnico tampoco me tiró a los leones. Me fue poniendo en los segundos tiempos, 10 minutos, 20 minutos, después un tiempo. Tuve la suerte de que el preparador físico era Hernán Torres en ese momento, que ahora está en Colo Colo. Él me conoce de los 9 ó 10 años, así que fue llevando de a poco y me dejó en espléndidas condiciones.

-¿Qué fue lo que más le costó en la reinserción?
-El tema físico principalmente. Jugar a la pelota obviamente que no, porque es como andar en bicicleta. Lo que más cuesta es alcanzar el nivel competitivo, porque hoy no puedes jugar parado. La exigencia es tan fuerte que un jugador que se quede parado se nota.

-¿Mantuvo la tranquilidad, no se amargó porque le costaba retomar el ritmo?
-Tuve la suerte de estar junto a Hernán Torres (entonces PF de Antofagasta y hoy en Colo Colo), que me conoce y tengo la confianza de decirle que no estaba bien todavía. Le decía al principio que estaba para jugar 10 minutos y después fuimos agregando más tiempo. Con el profe tengo confianza y fuimos llevando de menos a más el asunto.

-¿Qué aspectos han sido clave en la buena campaña de Antofagasta?
-Creo que es la idea que tiene el profe, que es un técnico que está recién comenzando, pero tiene su idea bastante clara. Esta es jugar al ataque, ya sea de local o de visita, con los resguardos necesarios, sin salir a lo loco a atacar y dejar botado atrás. Nos adaptamos bien y captamos bien la idea del entrenador. Yo la entendí muy rápido, porque es un estilo muy parecido al de Tito tapia cuando salimos campeones. Jugábamos con dos en las bandas y un centrodelantero. Es un sistema que acomoda mucho, porque estaba acostumbrado a jugar por la banda izquierda. Tomé la idea rápido y me siento cómodo.

-¿Las expectativas colectivas ahora son mayores ahora en vista de que les ha ido bien?
-Hay que ser realistas: el logro de nosotros no es ser campeones, es clasificar a una copa internacional. Ese es objetivo principal. Si después nos damos cuentas que estamos para luchar el campeonato, lo vamos a luchar. Pero nuestro primer objetivo es clasificar a una copa internacional.

-¿Cómo es la conducción del DT Ameli? No lo conocíamos, pues recién viene llegando de Municipal de Perú.
-El profe es muy diferente a cómo se ve desde afuera. Lo ven que grita y exige. En el día a día, es un entrenador súper cercano al jugador. Siempre está preocupado de la vida personal: cómo nos sentimos, si tenemos algún problema. Me llevé una grata sorpresa por cómo es como persona. Es muy buena persona.

-Sus expectativas en este retorno a Chile son...
-Mira, desde el inicio la idea era volver a insertarme en el fútbol nacional. Volver a agarrar el ritmo. Venía de seis meses sin jugar y necesitaba hacerlo. Acá me dieron la oportunidad y hoy en día mis aspiraciones on seguir creciendo como jugador. Si está la posibilidad ahora a mitad de año, seguir jugando en el extranjero. Sería feliz, pero igual estoy muy bien acá. La ciudad es espectacular, estoy muy cómodo con el equipo y con mis compañeros. Es muy grato venir a entrenar, pero obviamente que no me quiero estancar acá. Ojalá clasificar a una copa internacional y seguir creciendo. Ojalá poder volver a Colo Colo y ojalá poder volver al extranjero. Seguir creciendo como futbolista.

El paso fallido por México

Felipe Flores dejó Colo Colo en 2015 para jugar por Xolos de Tijuana. No le fue bien en el cuadro del norte azteca y luego estuvo a préstamo en Veracruz. Finalmente, regresó a Chile y debió afrontar una desocupación de seis meses.

"Me hubiese gustado quedarme más tiempo en México. No tuve la suerte de tener la continuidad como la que tengo hoy en día. Si un jugador no tiene continuidad, es difícil que rinda. Me pasó que jugué el primer partido de titular, perdimos, hice un gol y pasaron 4 ó 5 partidos y no volví a jugar. Pasaban 2 ó 3 y jugaba de nuevo", cuenta a AS Chile.

"Así nunca puede agarrar un ritmo. Fue complicado, porque necesitaba una adaptación al fútbol mexicano también. Quedé con la espinita de poder jugar o mantenerme un poco más en el fútbol mexicano", añade, finalmente, Flores.

0 Comentarios

Normas Mostrar