FÚTBOL CHILENO

Cómo Espinoza y Henríquez le cambiaron la cara a la U

El cuadro de Kudelka logró el primer triunfo del torneo y goleó con ambos refuerzos en la cancha, mostrando un juego recuperado y eficaz en ofensiva.

Frank Kudelka no se ha hecho ningún problema para admitir que Universidad de Chile pasaba por una crisis futbolística. Consecuente con esta postura, el DT tampoco tuvo ningún pudor para alinear como titulares a Gonzalo Espinoza y Ángelo Henríquez, con solo horas de entrenamiento en el plantel y postergando a otros jugadores que esperaban su oportunidad.

Los fichajes respondieron a plenitud en la victoria por 4-1 frente a Unión Española, en el Estadio Santa Laura. Aunque la jornada de los azules, que significó el primer triunfo con Kudelka al mando en el Torneo Nacional, tuvo como figura máxima a Henríquez, a raíz del doblete que se despachó ante los hispanos.

Los goles de Ángelo

El primer contacto significativo con el balón de Henríquez resultó premonitorio sobre lo que pasaría después con el ariete en el regreso al cuadro universitario, tras seis temporadas en el fútbol del extranjero.

Recibió la pelota a la entrada del área y de inmediato buscó el arco para anotar. Sin embargo, su disparo colocado se estrelló en el palo izquierdo, con el arquero hispano Diego Sánchez solo acompañando con la mirada el balón.

Después vinieron las dos anotaciones, pero esa jugada inicial dejó en claro el principal aporte que evidenció Henríquez: el 'hambre' de gol. Los dos tantos fueron todos de primera, una de las exigencias clave a todo centrodelantero por la falta de tiempo y espacio en el área, lo que deja en claro que no ha olvidado las exigencias del puesto, pese a la sequía ofensiva con la que llegó .

Por lo mismo, el gran aporte de Henríquez estuvo relacionado con la fluidez en la resolución de las maniobras ofensivas. Antes, los azules demoraban el último toque, en situación de definir, y con el ariete eso cambió. Como también, la circulación del balón a través de la línea ofensiva: cada vez que recibió la pelota, controló y jugó con el apoyo pertinente para 'picar' al espacio', agilizando así el juego de los azules.

La consistencia de Espinoza

La disfuncionalidad defensiva del mediocampo de la U había incidido significativamente en los grandes problemas de la última línea de los universitarios. Nunca había habido un primer bloque de contención, o por lo menos de dilación de los avances rivales, para poner a salvo la portería azul. 

Seguramente, por eso Kudelka envió en forma inmediata a la cancha a Espinoza contra Unión Española. El volante es un hombre de ida y vuelta a cabalidad en la cancha, con sapiencia para ubicarse correctamente en el puesto y vencer en la disputa mano a mano si se diera el caso. En Santa Laura actuó de interior derecho, con Felipe Seymour de mediocampista central y Gustavo Lorenzetti en el flanco izquierdo.

Con la presencia de Espinoza, la U ganó en espesura en la mitad de la cancha, para defender y también para generar juego, en virtud de sus habilitaciones largas y la tendencia a asociarse en la circulación del balón. La línea media lució otro aspecto, con traslados a las fases ofensiva y defensiva más marcados y eficientes.

Sin embargo, el volante quedó al debe en el plano de la condición física. Durante el segundo tiempo, sintió el cansancio y optó por cumplir con su labor en forma más estática, lo que en un mediocampo con solo tres hombres puede resultar contraproducente.

0 Comentarios

Normas Mostrar