U. de Chile 2 - U. Católica 0

1x1: Una deslucida Católica no pudo ante la U de Kudelka

Un mal partido del cuadro cruzado no le permitió alejarse de sus escoltas y ahora la U se metió también en la pelea.

0

Matías Dituro: no tuvo mayores preocupaciones en el primer lapso hasta el gol azul donde el portero cruzado estuvo algo flojo al rechazar el cabezazo de Vaz.

José Pedro Fuenzalida: generador de constante peligro por parte de Católica, fue una de las cartas en ataque destacadas en el elenco cruzado.

Benjamín Kuscevic: el defensor cruzado tuvo muchos inconvenientes para resistir las contras de la U, principalmente del venezolano Yeferson Soteldo, quien se hizo un festín.

Germán Lanaro: al igual que su compañero Biskupovic, el central cruzado se vio imposibilitado de defender de buena forma.

Stefano Magnasco: al igual que prácticamente toda la defensa cruzada, tuvo serios problemas con Yeferson Soteldo. El lateral tuvo un bajísimo partdio esta jornada en el Estadio Nacional.

Luciano Aued: quizás uno de los más destacados en el planteamiento de San José, hizo todo bien salvo en el primer gol azul donde perdió la marca del defensor brasileño quien cabeceó y abrió la cuenta.

Ignacio Saavedra: su partido fue correcto, aunque no tuvo mayor injerencia en el trámite.

Diego Buonanote: junto a Fuenzalida fue el más importante en el ataque de la UC. Tuvo un par que, en todo caso, desaprovechó.

Marcos Bolados: fue el jugador más incisivo de Católica en el primer tiempo, pero en el segundo desapareció. Fue un constante dolor de cabeza para Rodríguez y Arancibia.

Sebastián Sáez: fue uno de lo más bajos en el cuadro cruzado. En buen chileno, 'no vio una'. Tuvo la igualdad, pero la desperdició sólo.

Andrés Vilches: prácticamente no tocó la pelota en los minutos que estuvo en cancha y su aporte fue nulo.

Cambios

César Munder: poco pudo hacer ante el buen trabajo de Universidad de Chile y su ingreso no contribuyó al puntero para igualar las cosas.

David Llanos: entró cuando el duelo ya estaba sellado y, al igual que Munder, no pudo hacer mucho más.