FÚTBOL CHILENO

Los olvidados días de Mario Salas como ayudante técnico

El gran candidato a asumir en Colo Colo fue asistente de Gualberto Jara, Marcelo Espina y Nelson Acosta. Buscaba la reinserción en el fútbol tras retirarse en 2001.

Mario Salas es hoy el hombre del momento en el fútbol chileno. En Colo Colo esperan el sí del DT para asumir en el Monumental, dejando atrás su brillante 2018 con el Sporting Cristal, cuadro que con el que está al borde de lograr el título nacional en Perú frente a Alianza Lima. 

Que los albos lo quieran sí o sí para ocupar la banca dejada por Héctor Tapia no es casual. En la actualidad, es uno de los entrenadores chilenos de mayor renombre y lo bien que le ha ido en el fútbol incaico lo catapultó a este sitial. Sin embargo, existe una etapa casi olvidada en la vida de Salas, vivida muchos antes de emerger como DT en jefe en Barnechea.

La actividad del entrenador nacional a cargo de un plantel comenzó en 2011, al mando de los huaicocheros. El éxito fue inmediato con la obtención del título en Tercera división y el histórico ascenso a Primera B. Pero con anterioridad ofició de DT ayudante e incluso en la coordinación de un primer equipo.

Inicio en El Campanil

Salas se retiró en 2001, defendiendo la tricota de Everton, club en el cual se formó como futbolista. Hasta el año 2005, cuando llega con Gualberto Jara a Universidad de Concepción, realizó actividades de profesor de Educación Física.

Sin embargo, junto al técnico paraguayo consiguió reinsertarse en el fútbol profesional, cumpliendo labores de asistente técnico y también de preparador físico. La dupla permaneció en El Campanil solo hasta los ocho primeros partidos del primer torneo de 2006.

Al año siguiente, los caminos de Salas y Marcelo Espina, actual gerente deportivo del Cacique, se cruzaron por primera vez fuera de la cancha. En 2007, el candidato a la banca alba retornó a Unión Española, club donde jugó en 1993 y 1994, y se convirtió en el ayudante del argentino en la dirección técnica hispana, aunque el paso no fue extenso.

En 2008, y con Juvenal Olmos en la banca de Everton, Salas retornó a su club formador y ejerció como coordinador del plantel, una tarea más de gestión que de exigencia futbolística. A Olmos lo reemplazó Jorge 'Chicho' García, luego llegó Nelson Acosta y el actual DT de Sporting Cristal volvió a la cancha con el chileno-uruguayo al transformarse en su ayudante durante el 2009.

Fue su última experiencia como asistente técnico. Después, Salas asumió como entrenador en Barnechea, dando inicio a su fructífera etapa al mando de primeros equipos que lo podría traer de vuelta al fútbol chileno como nuevo DT de Colo Colo.