Chile

Los fichajes más curiosos de los últimos años en el fútbol chileno

La llegada de Judelin Aveska, ex capitán de Haití, a Santiago Morning, nos permite recordar los otros jugadores de mercados poco tradicionales que llegaron al país.

El zaguero central haitiano Judelin Aveska, de 31 años, se transformó en la nueva contratación de Santiago Morning para la próxima temporada de la Primera B. Es el tercer jugador de su país que llega al fútbol nacional. Su último club había sido el Hang Yuen FC de China. Con la llegada de Aveska, en AS recordamos los otros jugadores que llegaron de lugares 'exóticos' a las diferentes categorías de Chile.  

Desde África

Tres son los cameruneses que han militado en Chile. Luc Bessala fue el primero tras llegar a Osorno el 2006. Además, el africano jugó también en Temuco y Arturo Fernández Vial. Antoine Helha, fue el segundo camerunés que jugó en Chile. En 2009 fichó por Coquimbo Unido, aunque su paso por el club pirata no fue el mejor. Mahamat Ngouluore llegó a Cobreloa el 2011. El hecho por el que se le recuerda en Calama es por una indisciplina que Nelson Acosta no le perdonó. Fue 'cortado' del club loíno y después siguió su carrera en Iquique, Naval, Mejillones y Barnechea.

Nigeria también aporta un nombre. Felix Abuchi surgió de las divisiones inferiores de San Felipe y logró el ascenso con ese club en 2009. Además ganó la Copa Chile. En 2010 perdió regularidad con Ivo Basay. 

Ocuppé Bayenga (Congo) llegó a Copiapó en 2011 para jugar en Primera B y luego fue fichado por Universidad de Concepción, para ser el primer jugador de su país en militar en Primera División de Chile. Su carrera en el país terminó en Concepción.

 
Los haitianos

Aprovechando la masiva llegada de haitianos al país en los últimos años, dos de sus compatriotas también han sido protagonistas en el fútbol nacional. El primero en llegar fue Brunel Fucien, quien firmó en Cobreloa el 2005 para disputar la Copa Libertadores, pero sin mayor suerte no disputó ni siquiera un partido con los calameños. El segundo fue Ricardo Adé, quien fichó por Santiago Morning el 2017 y que hoy en día aún es parte de la plantilla del conjunto de Primera B. Ahora se suma Aveska.

Japoneses en Chile

Otro país ‘exótico’ para los futbolistas que han militado en Chile y que ha aportado con dos jugadores es Japón. Los dos asiáticos que han jugado en el país son Norio Takahashi e Hiroki Uchida. El primero es un arquero ya retirado de la actividad que llegó a Unión San Felipe el 2004 sin mayor suerte, ya que no disputó ningún partido en su paso por el Aconcagua. El segundo tenía 27 años cuando llegó a Chile y tuvo un paso entre 2013 y 2014 por Huachipato, tras ser desechado por Lota Schwager.

Hiroki Uchida en Huachipato jugó 570 minutos en 11 partidos. Hoy está en el Yokohama Fortress FC de su país.

Las sorpresas

Una historia muy particular es la que une al ruso Maxim Molokoedov con Chile. El europeo estuvo preso en la Penitenciaría tras ser descubierto con seis kilos de cocaína en el Aeropuerto de Santiago. Ya en la cárcel, el ex jugador Frank Lobos descubrió su talento y durante la temporada 2012-2013 gestionó su vínculo con Santiago Morning. Tras volver a Rusia en sus vacaciones, la historia de reinserción llegó a su fin, ya que Molokoedov decidió permanecer definitivamente en su país natal, acabando su contrato con el cuadro microbusero.

El serbio Milenko Popovic militó el 2000 en Iquique pero muy pocos se acuerdan de él. Su paso fue sin pena ni gloria por el elenco nortino. 

Otro con origen un tanto ‘exótico’ para los fichajes habituales del fútbol chileno fue Joshua Caleb Norkus, un delantero estadounidense que jugó en Unión Española entre 2004 y 2005, obteniendo a su paso porSanta Laurael título delTorneo de Apertura 2005. No es el único de aquel país que jugó en Chile en el Siglo XXI. 

Chase Hilgenbrinck llegó a Chile el 2005 a Huachipato y estuvo también en Naval y Ñublense. Tras volver a su país, se dedicó al sacerdocio.