Competición
  • Liga Chilena
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Premier League

FÚTBOL CHILENO

La fórmula de la UC para el renacer de Pinares en 2019

El zurdo ha cumplido buenas actuaciones ahora bajo la conducción del DT Quinteros, quien intenta reubicarlo en el puesto donde brilló en Unión Española.

César Pinares fue uno de los mejores jugadores del clásico entre Colo Colo y Universidad Católica, que terminó con un triunfo por 3-2 de la visita, en el Estadio Monumental. El zurdo volvió al recinto del Cacique, luego de su irregular paso por el club en 2018, y brilló con una buena actuación, dando indicios de que insinúa una recuperación futbolística.

Mal paso por Macul

Pinares se ha visto bien en la UC, porque en los últimos duelos del Torneo Nacional se desempeñó de volante interior, un puesto en el que llegó a su mejor rendimiento en Unión Española. Tanto destacó, que finalmente abandonó Santa Laura para emigrar al fútbol de Emiratos Árabes Unidos y fichó en el Al Sharjah. 

Lo contrario sucedió con el zurdo en Colo Colo. En la primera etapa con Pablo Guede en la banca, el volante jugó de carrilero por la izquierda en el contexto del sistema táctico 1-3-4-1-2 que empleaba el argentino. Sin embargo, confinado al sector colindante con la línea de banda y obligado a un repliegue profundo en la fase defensiva, no cuajó en la posición.

Quinteros acertó

Hoy, el panorama que Pinares vive es distinto. En la UC, el DT Gustavo Quinteros le asignó la posición de mediocampista interior derecho, conformando la línea de volantes con César Fuentes, en el rol de '6', y Luciano Aued como el otro volante mixto por el sector central izquierdo.

El zurdo tiene a José Pedro Fuenzalida como colaborador defensivo por todo el flanco derecho y, por lo mismo, sus obligaciones en esta faceta no son tan acuciantes. Principalmente, se circunscriben a un correcto posicionamiento, delineando la estructura de tres en la zona media, junto a Fuentes y Aued, por delante del bloque de cuatro defensores.

Frescura para crear

Tal labor le permite  a Pinares estar más entero para la generación de juego. De frente a la línea de ofensiva de los cruzados y con la marca rival un tanto lejos, posee tiempo y espacio para maniobrar con soltura, gracias a su buen manejo del balón con la zurda.

Con 27 años, el volante ya no es el mediocampista ofensivo que surgió en Colo Colo. En las oportunidades en que actuó de '10', cuando pasó por el Cacique por ejemplo, se vio desacomodado y constreñido ante la cercanía de la marca rival.

Hoy, de frente al bloque defensivo rival puede desequilibrar por la precisión en sus habilitaciones a distancia. También por la pegada desde afuera del área, recurso ofensivo que hasta ahora, eso sí, no ha puesto en práctica en San Carlos de Apoquindo.