Everton 1 - U. Católica 2

Riascos responde y Católica cierra una semana perfecta

Riascos responde y Católica cierra una semana perfecta

RAUL ZAMORA

PHOTOSPORT

El delantero colombiano anotó su primer gol con la camiseta de los cruzados, en un complejo encuentro en Sausalito. Católica espera el resultado de Unión.

Universidad Católica venció por 2-1 a Everton en el Estadio Sausalito de Viña del Mar. Los cruzados se impusieron en un encuentro friccionado y sacaron adelante la tarea gracias a una anotación de Duvier Riascos cuando comenzaba la segunda mitad.

El duelo fue dominado desde el comienzo por los universitarios, pero solo en términos de posesión de balón. Pese a la mixtura del once inicial, el conjunto precordillerano no perdió la idea de juego que los caracteriza, y con paciencia en el mediocampo intentó hilvanar jugadas. Sin embargo, el mayor problema de los treinta minutos iniciales fue la carencia de profundidad por parte de los universitarios.

Everton, por su parte, esperó en propio campo y apostó al contragolpe. Cedió demasiado el protagonismo a un equipo que se siente cómodo con la tenencia de la pelota y la rotación. Católica aprovechó el movimiento constante de los jugadores de zona ofensiva buscando espacios, lo que se veía frenado recién en la periferia del área grande, cuando los viñamarinos presionaban para cortar las jugadas y quedarse con el balón.

El partido cambió de ritmo recién a los 35’, cuando Carreño aprovechó un balón libre en el área para quedar de frente al arco, rematar cruzado y anotar el 1-0. La alegría no duraría mucho en los cruzados, ya que al minuto siguiente Huerta cometió un penal que favoreció al conjunto de la Quinta Región. Cerato no dudó, tomó el balón e igualó el cotejo. Imposible para Toselli. Así se fueron al descanso.

En el segundo tiempo el encuentro continuó siendo frenético. Tanto, que a los 47’ Riascos recibió un balón en el área y con un cabezazo anotó el 2-1 en favor de Católica. De ahí en más, el duelo fue de ida y vuelta.

Everton buscaba la paridad con gran número de jugadores en ofensiva, pero con más ganas que fútbol. Los viñamarinos se veían faltos de ideas y recurrieron de manera excesiva a los centros, sobre todo por el sector derecho, zona donde se desempeñó Cuevas, uno de los que causó más peligro en los ruleteros.

Los esfuerzos de los auriazules no fueron suficientes y nunca lograron acercarse con peligro real al arco custodiado por Toselli. Universidad Católica superó un complejo encuentro como visita y es el nuevo líder a la espera de lo que haga Unión Española.