Temas del día Más temas

U. de Chile

El derrumbe en el rendimiento de Ángelo Henríquez en la U

Llegó como la gran solución ofensiva a Universidad de Chile, y con el objetivo de reflotar su carrera, pero el atacante ha estado muy lejos de las expectativas.

ANDRES PIÑA/PHOTOSPORT

Llegó como la gran solución ofensiva a Universidad de Chile, y con el objetivo de reflotar su carrera, pero el atacante ha estado muy lejos de las expectativas.

Uno de las grandes decepciones que ha tenido Universidad de Chile en su crisis deportiva e institucional ha sido el rendimiento de Ángelo Henríquez. El delantero no ha sido la solución que se esperaba con su fichaje, y sus estadísticas lo dejan en evidencia.

Luego de llegar como la gran carta ofensiva a mediados de 2018 tras la polémica salida de Mauricio Pinilla, se esperaba que el atacante también reflotara su carrera deportiva y se proyectara a la selección chilena de Reinaldo Rueda.

Pero eso ha estado muy lejos de ocurrir. De hecho, cada vez Henríquez ha ido bajando más su rendimiento, y así, si en 2018 sumó 4 goles, ahora no ha conseguido anotar ni en el torneo nacional ni en la escueta participación en Copa Libertadores de la U.

Todos los números de Henríquez han bajado drásticamente. Sus minutos promedio en cancha bajaron de 80 a 28 esta temporada, su índice de tiros por partido bajó de una media de 2 a sólo 1.3 en el torneo nacional, y si en 2018 remataba una vez cada 40 minutos, ahora sólo lo hace cada 21.

Y el más decidor de todos es es el que refleja su desconexión con el juego de la U. Ángelo Henríquez sólo ha tocado 11 veces como promedio por partido el balón durante lo que va de temporada, contra un 19,8 del certamen 2018.

Todo esto se suma a la poca participación que ha tenido en el equipo desde que llegó Alfredo Arias. Sólo fue titular en el primer encuentro con el uruguayo, en la derrota ante Universidad de Concepción, pero de ahí incluso salió de la citación.

"La forma como reaccionó no fue la que esperaba", indicó Arias sobre la determinación, tras la que luego ha sido citado, pero ha tenido muy poca continuidad, y más que soluciones, se ha sumado a los problemas de finiquito de los atacantes azules.