Colo Colo - U. Católica

El alegre recibimiento a Mayne-Nicholls en el Monumental

El dirigente llegó a Macul por primera vez como vicepresidente de Blanco y Negro. "Hoy vuelvo a tener esa adrenalina por el resultado".

El alegre recibimiento a Mayne-Nicholls en el Monumental

Quedaban 35 minutos para el duelo de Colo Colo ante Universidad Católica por Copa Sudamericana y Harold Mayne-Nicholls llegó al Monumental. Por primera vez como vicepresidente de Blanco y Negro.

"Vuelvo a tener esa adrenalina y ansiedad por el resultado. Vuelvo a descubrir un mundo que estaba latente y que se había perdido un poco", aseguró con la seriedad que lo caracteriza.

El dirigente se bajó de su jeep blanco y caminó directamente a las oficinas de gerencia de la concesionaria, donde lo esperaba Aníbal Mosa. Antes, eso sí, saludó a cada hincha que se le acercó.

Varios le pidieron fotografías y otros le dedicaron mensajes de apoyo. El rostro cambió y la sonrisa fue evidente, a solo horas de haber aterrizado a la dirigencia de Colo Colo. Un club con el que años antes había tenido diferencias.

Mayne-Nicholls reconoció que esta jornada habló con Marcelo Espina, pero no con los jugadores: "No iré al camarín porque el plantel necesita tranquilidad y concentración. No hay tanto apuro".

Aunque sus últimas palabras antes de reunirse con el presidente de Blanco y Negro fueron justamente hacia los jugadores: "Sería espectacular que pudieran pasar de fase en la Sudamericana". Ahora la tarea era de ellos.