LA ROJA

Las dudas tácticas de Rueda antes del debut contra Japón

Contra México, Estados Unidos y Haití, el DT sorprendió con esquemas diferentes, generando incertidumbre sobre cuál será su apuesta en la Copa América.

"El sistema que utilizamos todo el año ha sido el 1-4-2-3-1. Sobre ese ordenamiento se diseñó una nómina en la que se ve que en casi todos los puestos hay un hombre experimentado y otro joven", decía Reinaldo Rueda hace unos días. Lo hizo para explicar la presencia de los 23 jugadores elegidos para disputar la Copa América de Brasil. 

A la pasada también el DT daba luces del esquema táctico que, se supone, tiene en mente emplear durante la misión de defender el bicampeonato continental. Las declaraciones llevan a pensar que si no ocurre nada extraño hasta antes del inicio del certamen, Chile debería actuar bajo esos parámetros posicionales.

Sin embargo, en los últimos partidos preparatorios Rueda sembró la duda, ya que ante México y Estados Unidos, los sistemas de juego utilizados fueron otros (1-4-3-1-2 y 1-3-4-1-2). Luego contra Haití, en el primer tiempo volvió al 1-4-2-3-1 del que había hablado el entrenador, pero en el complemento restó un delantero y agregó un cuarto mediocampista.

El giro táctico evidenciado por el colombiano genera, claramente, la sensación de que el esquema posicional no se encuentra resuelto y que existen algunas dudas que el DT debe despejar antes del certamen, frente a Japón, en Sao Paulo.

1-4-3-1-2 contra México

Frente a la selección azteca, el entrenador de la Roja alineó un mediocampo en rombo. Erick Pulgar fue el volante central y Pedro Pablo Hernández y Charles Aránguiz lo hicieron como 'mixtos'. Por delante del trío, Arturo Vidal actuó de '10'. Y en ataque funcionó la dupla de Nicolás Castillo e Iván Morales.

Si finalmente Rueda se decanta por este diseño, lo más probable es que los titulares iniciales en la Copa América sean los que actuaron contra México. Sin embargo, en esta oportunidad podrá contar con dos hombres de gran nivel en el torneo local: Esteban Pavez y José Pedro Fuenzalida.

El primero es una buena carta para el puesto de '6' único (aporta quite, intensidad y distribución simple del balón), mientras que el capitán de la UC posee 'ida y vuelta', junto a rigor táctico, en el puesto de mediocampista mixto derecho. A ellos se une también Diego Valdés. El ex volante de Audax Italiano es un '10' neto y su inclusión retrasaría a Vidal, instalándolo en el lugar de la cancha más concordante con lo que hizo en el Barcelona.

En los dos puestos de ataque, lo más probable sería la alienación de la dupla de Eduardo Vargas y Alexis Sánchez. Ambos fueron clave en la obtención del primer título de Copa América, en 2015. Aunque el tiempo ha transcurrido, exhiben un pasado de sinergías ofensivas que puede resurgir en Brasil. 

Sorpresa en Norteamérica   

Contra Estados Unidos, en el empate 1-1 Rueda sorprendió con un inesperado esquema táctico 1-3-4-1-2. No estaba en los cálculos de nadie, pues el DT siempre ha sido muy fiel a la línea de cuatro en defensa. Pero lo llamativo de ese duelo fue que alineó a Gary Medel, Gonzalo Jara y Guillermo Maripán como trío de zagueros.

Siguiendo esa lógica, los carrileros entonces serían Mauricio Isla y Jean Beausejour, una labor propicia para ambos en vista de sus permanentes proyecciones ofensivas. El trío de mediocampistas sería el que despunta en todo momento: Aránguiz, Pulgar y Vidal. Y en ataque otra vez emerge la dupla Vargas-Sánchez con las alternativas de Junior Fernandes, Ángelo Zagal y Nicolás Castillo.

Más dudas ante Haití

La Roja se despidió del país con una esforzada victoria en La Serena contra Haití por 2-1. Rueda inició el encuentro con un sistema 1-4-2-1-3, enviando el mensaje de que las pruebas tácticas en los dos partidos previos fueron solo eso: ensayos que finalmente iban a quedar en el pasado.

Sin embargo, en la segunda parte del duelo, el DT organizó a Chile con un esquema 1-4-3-1-2 y el equipo se vio bastante mejor. Momentáneamente actuaron como dupla de ataque centralizada Eduardo Vargas y José Pedro Fuenzalida. Esto les dejó el camino libre a Mauricio Isla y Jean Beausejour para subir sistemáticamente, pues también la presencia de otro mediocampista garantizó el revelo apropiado en defensa.

En este escenario, no parecería desapropiado que los delanteros en la Copa América fueran Vargas y Alexis Sánchez, repitiendo el tándem del certamen de 2015, respaldados desde atrás por un sólido bloque de cuatro volantes. Puede ser que esto ocurra, pero será finalmente Rueda quien aclare las dudas.