CHILENOS POR EL MUNDO

"Le prohíben tocar el balón": los días más duros de Matías

Llegó como estrella y hoy es un jugador fantasma: el volante vive la peor etapa de su carrera en Colombia. Lo peor es que las lesiones complican su futuro.

Junior Barranquilla jugará esta noche ante Tolima su paso a la final de la liga colombiana. Matías Fernández, como es costumbre, no estará en cancha. Ni siquiera ocupará un lugar entre los citados.

El volante chileno, considerado el mejor jugador del continente el 2006, es hoy un jugador fantasma. La última vez que sumó minutos fue el 3 de octubre ante la Equidad, donde sufrió un esguince de tobillo y tuvo que ser reemplazado. 

A partir de ahí Matías no apareció más. La paciencia del club colombiano se agotó con un jugador que llegó como estrella, pero no cumplió las expectativas, y ha demostrado una fragilidad física de la que no había registro en toda su carrera.   

¿Qué es de Matías en estos días? Mientras su equipo está a un paso de llegar a la final, él se limita a hacer trabajos mínimos, de trote o de gimnasio, en la sede deportivo Adelita Char.  

Lo peor es que no se trata sólo de una etapa en su recuperación. Según comentó Caracol Radio, el jugador chileno tiene la prohibición del club para tocar el balón en el entrenamiento: en Junior no están dispuestos a arriesgar una nueva lesión antes que termine su contrato a fin de año. 

Por ahora Matías tendrá que seguir en esa misma rutina hasta diciembre. Lejos del protagonismo que tuvo alguna vez en Europa o la Roja, hoy el volante asume un papel secundario, prescindible, y la escena no cambiará. Él trotando alrededor de una cancha, sin la posibilidad de entrar.