TEAM CHILE

La ardua batalla de los deportistas por tener un contrato de trabajo

Con las 50 medallas de Lima como respaldo, los deportistas creen que llegó la hora de concretar esta idea. Las Fuerzas Armadas son un camino. El COCh presentará una propuesta formal.

La ardua batalla de los deportistas por tener un contrato de trabajo
CHRISTIAN IGLESIAS/PHOTOSPORT

“No tenemos protección social”. Los años pasan, y la frase se repite entre los deportistas. “Yo vengo pataleando con eso desde el 2004”, dice Miguel Ángel Mujica, presidente del Comité Olímpico. La necesidad de tener un contrato de trabajo es una de las batallas más largas que ha dado el Team Chile. Hoy parece ser una exigencia que no se transa.

Camila Caram tiene 30 años y es capitana de las Diablas. La deportista se plantea una pregunta: “Le dedicamos una gran cantidad de horas a representar a Chile, y uno piensa ‘¿qué nos entrega el país a cambio?’ Hoy existe apoyo para viajar, pero el resto es puro orgullo y amor a la bandera”, dice a As en el Centro de Entrenamiento Olímpico.

La situación se volvió a plantear en los diálogos ciudadanos del deporte, con la ministra Cecilia Pérez entre los presentes: “El tema del contrato fue uno de las cosas que más repetimos”, señala la judoca Josefina Fuentealba. “La idea es que con el contrato se pueda tener protección social: salud, previsión o tener un crédito hipotecario”, explica Caterine Bravo, vicepresidenta de DAR Chile. Actualmente solo existe una beca por medallas (proddar), y un seguro de accidentes.

Los deportistas, como describe Tomás González, sienten que están a la deriva: “Hay un tema de garantías que se debe ver. Nosotros dejamos muchas cosas de lado por el deporte y al momento de retirarnos, sobre los 30 años, nos vemos en un mundo en el que ya perdimos demasiado tiempo”, cuenta el gimnasta.

Benjamín Ortíz es pentatleta moderno y estudia periodismo. Su opinión coincide con la de González: “Con tantos entrenamientos y competencias, sacrificamos hartos años laborales. Yo ahora debería estar egresado, pero sigo estudiando porque representar a mi país es un trabajo que demanda tiempo. Cuando me reciba tendré 27 o 28 años y el promedio de mi generación me tendrá 5 años de ventaja”.

Mujica cuenta que en los próximos días presentarán una serie de propuestas en relación a las demandas de los deportistas, quienes, esta vez, tienen el respaldo de haber conseguido 50 medallas en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

“No les podemos exigir, y que aun sigan en esta situación precaria de vida. Porque los jóvenes se van para la casa a los 35 años y tienen lagunas en pensiones. O de salud. Me parece una injusticia muy grande. Debe existir voluntad política para resolver el problema”, señala la cabeza del COCh en conversación con As.

¿Deportistas a las Fuerzas Armadas?

El Comité Olímpico es una opción para ser el empleador. Las Federaciones son otro camino. Sin embargo, la idea de integrar a deportistas en la Fuerza Armadas genera consenso. Es un caso de éxito en otros países como Brasil, Colombia o Francia (ver documento elaborado por la asesoría parlamentaria), y que el ex atleta Sebastián Keitel empuja desde la Cámara de Diputados.

“No es una mala alternativa. Nosotros lo sugerimos”, dice Caterine Bravo. “A mí me gusta porque ha resultado en muchos países. Ese deportista, sobre todo el vulnerable, tendría un techo y un rancho todos los días. Eso lo haría llevar una vida razonable”, agrega Mujica.

La única traba, por ahora, para poder concretar el contrato de trabajo está en el plano económico. El presidente del COCh tiene su postura: “Lo claro es que debe ser con aporte de los tres actores: el mundo privado, el mundo público y el mismo deportista”, apunta. “A los deportistas los consideran en ciertas ocasiones, y en otras no. Llegó la hora de que eso cambie”.