BARCELONA

La imagen que el barcelonismo esperaba: ¡Setién junto a su gran joya!

Una de las cosas que no gustaban en el entorno catalán es la poca confianza que tuvo en Riqui Puig: el nuevo técnico fue por él nada más al verlo.