LA ROJA

Los tres "hallazgos" que dejó la Roja Sub 23 de Bernardo Redín

Más allá de los nombres conocidos, Nicolás Ramírez, Sebastián Cabrera y Adrián Cuadra fueron de los puntos más altos del equipo.

0
Los tres "hallazgos" que dejó la Roja Sub 23 de Bernardo Redín
Cristian Alvarez / Vizzor Image/Photosport Cristian Alvarez / Vizzor Image/Photosport

Este jueves, la selección chilena Sub 23 igualó sin goles con Colombia y quedó eliminada del Preolímpico. El sueño de ir a Tokio 2020 se acabó, pero al menos algunos nombres dejaron buenas sensaciones pensando en lo que viene: Eliminatorias y Copa América.

Más allá de los nombres más conocidos -como Nicolás Díaz, Tomás Alarcón, Camilo Moya, Pablo Aránguiz o Ángelo Araos-, tres futbolistas destacaron en el equipo de Bernardo Redín. Se trata de Nicolás Ramírez, Sebastián Cabrera y Adrián Cuadra.

Nicolás Ramírez

El zaguero de Huachipato, uno de los tantos canteranos perdidos por la Universidad de Chile, mostró sobriedad a la hora de defender y seguridad cuando le tocó salir jugando. El defensor mejoró considerablemente su performance con respecto al Sudamericano Sub 20 de 2017. Pese a su juventud (22 años), parece un futbolista más experimentado en la cancha. Es una buena alternativa para la zaga de la Roja adulta en sus próximos desafíos.

Sebastián Cabrera

El lateral izquierdo le ganó el puesto a Alex Ibacache en el tramo final de la preparación rumbo al Preolímpico y no desentonó. El jugador formado en Coquimbo se mostró seguro en la marca y generó constante peligro cada vez que se proyectó en ofensiva. El nuevo refuerzo de Palestino saca centros y también tiene buen remate al arco. Sin dudas, Cabrera puede ser una alternativa real para el carril izquierdo de la Roja adulta.

Adrián Cuadra

Lejos de su opaca presentación en el Sudamericano Sub 20 de 2017, el volante de Wanderers fue por lejos ahora uno de los futbolistas más desequilibrantes de la selección chilena. El volante mixto, siempre cargado hacia el sector derecho, aportó marca en la mitad de la cancha y buena distribución del balón. Todas las pelotas que pasaban por él terminaba en una jugada de riesgo en favor de Chile. El hombre de Wanderers fue inamovible en el equipo de Redín pese a que se sumó a los trabajos en las últimas semanas antes de viajar a Colombia.