PRIMERA B

El crudo relato del juvenil de Colo Colo que fue baleado

José Aguilera, hoy a préstamo en San Marcos, relató el complejo momento que vivió el 5 de enero: "Me miré la pierna y pensé que no volvería a jugar".

La madrugada del 5 de enero, tras una fiesta en Ritoque, varias personas resultaron heridas a bala tras una pelea. Una de ellas fue José Aguilera, delantero juvenil de Colo Colo hoy a préstamo en San Marcos de Arica.

El atacante, que nada tenía que ver con la pelea, recibió una "bala loca" en su pierna derecha. "Estoy bien, le estamos metiendo fuerte. Sigo recuperándome de mi lesión, pero ya estoy mejor y entreno con el grupo", contó el jugador en entrevista con La Tercera.

"Fue un momento trágico. El rebote de una bala. Se pusieron a pelear en la disco y me llegó el rebote de una bala. Estuve mal por estar en el momento y lugar no indicado. Pero fue mala suerte, no por estar metido en problemas", agregó Aguilera, quien la última parte del 2019 jugó en Puerto Montt.

"Fue el susto de mi vida. Camino al hospital me miraba la pierna y pensaba que no iba a poder seguir jugando. Cuando llegué y me vio la doctora, me calmé un poco. De todos los afectados por la balacera, yo era el de la herida menos compleja. Los otros tenían la bala adentro; yo solo un hoyo. La saqué barata", añadió el futbolista formado en Macul.

Sobre su recuperación y sus posibilidades de volver a jugar pronto, Aguilera es optimista. "Estuve en cama una semana y media. Me operaron en Meds, me pusieron puntos y acero quirúrgico. Luego de eso estuve en terapia dos días en Colo Colo y el fin de semana siguiente tuve que viajar a Arica. Así que me vine con los puntos y todo. Se podría decir que ya estoy recuperado, solo me quedó un poco de dolor en la pierna. Hablé con los kinesiólogos y dicen que con el tiempo se irá pasando", apuntó.

¿Algún mea culpa? "Obvio que hay que tener más cuidado con la hora y los lugares donde uno anda", cerró el atacante de San Marcos de Arica.