Temas del día Más temas

CORONAVIRUS

"Quería seguir en Alemania, estaba más segura": el regreso de una deportista a Chile

Natasha Ríos tenía pasaje de regreso para el 8 de abril. Sin embargo, la aerolínea Avianca canceló el vuelo. La tenimesista cuenta cómo fueron sus días en Bad Aibling.

"Quería seguir en Alemania, estaba más segura": el regreso de una deportista a Chile

La propagación del coronavirus en el mundo acortó la aventura internacional de Natasha Ríos (18), una destacada tenismesista chilena. La deportista llegó el 23 de enero a Bad Aibling, donde esperaba estar hasta el 8 de abril. En Alemania se integró al Su Sparkasse Kufstein, club con el que participaba del circuito europeo y con el que tenía una rutina diaria de entrenamiento. Sin embargo, la crisis sanitaria cambió el escenario.

Las competencias se suspendieron a medida que fue creciendo la problemática del COVID-19. La preparación de Ríos se mantuvo, pues el hospedaje del club está en el mismo centro deportivo: “Ni siquiera salíamos porque el entrenador iba a comprar los que nosotros pedíamos. Él trajo cajas llenas de desinfectante y de productos de higiene. Estábamos seguros”, cuenta la chilena a AS. El problema surgió cuando la aerolínea Avianca canceló su vuelo de abril.

El Ministerio del Deporte inició el plan para traer a Natasha Ríos de regreso a Chile. “Me dijeron que después sería difícil regresar, dado que los países estaban con más restricciones: Yo les dije que me podía quedar acá, pero ellos decidieron que no”. La tenimesista, junto a su familia, optó por no correr un riesgo económico: si no encontraba otro vuelo en abril, tendría que financiar por más tiempo su estadía en Alemania. Se devolvió al país.

- ¿Por qué se quería quedar?
- Porque estar en Alemania me sirve para mi carrera deportiva. En el centro comemos, entrenamos y después nos quedamos a ver partidos de campeonatos anteriores. Vemos qué podemos mejorar. Las personas me ayudan, me corrigen. A veces me graban y después vemos el video para ver qué pensamos. Opinamos. Todo es gratificante y me siento como en casa. Y como te digo, nunca tomamos el coronavirus como un juego. Siempre lo vivimos de forma seria y por eso siempre estábamos en el centro. Solo salía una persona a comprar y volvía rápidamente.

- ¿Lo había conversado con su familia?
- Lo habíamos decidido con ellos porque sabían que yo iba a estar tranquila acá. Es más seguro que estar en Chile. Por mí, hubiese preferido no devolverme. Allá voy a estar dos semanas en cuarentena. Lo voy a cumplir sin problema porque soy responsable. Pero después no voy a poder entrenar, si está todo cerrado. Cuando Avianca dijo que no sacaría más vuelos, cambió todo.

- ¿Qué le dijo su familia ahora que finalmente vuelve?
- Mi familia está feliz si yo estoy acá o si vuelvo. Lo único que quieren es que yo esté bien, segura y que haga lo que más me gusta. En septiembre espero volver a Europa. Aún no hay nada concreto, pero la idea es alargar la visa para venir a estudiar y entrenar. El club está buscando fórmulas. Y si no resulta nada, mis papás harán lo posible para que yo vuelva. Me ayudan a cumplir mi sueño.

- ¿Cómo ves la situación que vive Chile en comparación con Alemania?
- Alemania tiene muchos infectados y pocos muertos. Lo tienen controlado porque se cuidaron antes. Se dijo que había que lavarse las manos y que no había que tener pánico, y la gente tomó consciencia de inmediato. Si les llegan a decir 'te tocas la cara y mueres', no se van a tocar. Son más responsables. En Chile dijeron ‘dos semanas de cuarentena’ y listo. ¿Qué hizo la gente? Siguió saliendo. Ese es el problema.