Entrevista AS

Noir: "Cada seis meses le digo a mi representante que llame a la UC para volver"

Ricardo Noir hoy defiende a Belgrano, pero no olvida su paso por Católica. Con AS recuerda las mejores anécdotas de un paso que le dio dos títulos. "El grupo era un espectáculo", dice.

Noir: "Cada seis meses le digo a mi representante que llame a la UC para volver"
MARCELO HERNANDEZ/PHOTOSPORT

Ricardo Noir (33) pasa sus días entrenando en Córdoba, mientras espera el retorno del fútbol que fue paralizado por el coronavirus que afecta a gran parte del mundo. Antes de la suspensión, 'Tito' luchaba con Belgrano para entrar al Playoff que entrega cupos de ascenso en Argentina.

“Yo ya me estoy volviendo loco… está bueno estar con los chicos y con la familia, pero es terrible lo que se extraña el camarín”, bromea Noir al atender a AS Chile.  Si bien su foco está en el conjunto cordobés con el que pretender volver a Primera División, sus pensamientos también están en Chile. Esto porque su paso por Universidad Católica lo marcó.  

-¿Cómo recuerda el momento en el que llegó la oferta de la UC?
-Ese semestre había andado muy bien en Racing con Facundo Sava de técnico. Cuando llegó la oferta le digo a ‘Facu’ que el presidente me dejaría ir solo si él daba el ok. Le dije que solo había salido una vez del país cuando era chico y no estaba preparado, y que en ese momento sí lo estaba. Y me dijo ‘’Tito’, si tiene que ser por rendimiento, te tengo que dejar, pero no me gusta cortarle la carrera a nadie, así que le diré al presidente que te deje firmar con ellos’. Fui y se dio como uno esperaba.

-¿Qué recuerdos tiene de ese plantel? 
-El grupo era un espectáculo. Un 10. Uno cuando se va a otro país llega un poco con el miedo de cómo te van a recibir, pero nos hicieron sentir excelente. Hace poco le escribí a ‘Fabi’ Manzano, a Nico (Castillo) cuando le pasó lo de la lesión. No quiero perder el contacto con ellos porque en los equipos de fútbol no es normal que el grupo esté compacto. Por ejemplo, estaba Seba Jaime, que no le tocaba jugar mucho y él estaba de buen humor, Franco Costanzo lo mismo. Hacíamos un asado e íbamos todos, la pasábamos espectacular. Nunca una discusión ni nada de eso. Debe ser uno de los mejores grupos en los que estuve, por lejos. Tengo el mejor de los recuerdos.

-Con Diego Buonanotte hizo una gran amistad. Hoy él es uno de los referentes del club.
-Es un gran amigo. Con el ‘Enano’ jugamos al FIFA. ¡Juega muy bien! Todos los días jugamos una serie de tres partidos. A Diego solo lo había enfrentado. A Católica creo que había llegado un día antes que yo, nos encontramos en el hotel e hicimos muy buena onda. Cada vez que viene a Argentina tratamos de vernos, estuve mucho tiempo con él cuando le pasó lo del papá, le íbamos a hacer compañía a su mamá y no lo hice para quedar bien, lo hice porque lo considero un amigo.

-¿Alguna anécdota con ese equipo?
-Tengo una antes de jugar con Flamengo en Río. Le dije al ‘Enano’ (Buonanotte) ‘vamos a escondernos a la pieza de Julio (Beltrán), el kinesiólogo, y lo asustamos cuando llegue a dormir’. Terminamos de comer y pedí una tarjeta para la pieza de él, porque le dije al del hotel que había perdido la suya (risas). Nos metimos a la pieza y le dimos vuelta la habitación. Cuando entra dice ‘¡Ch…! ¡entraron a robar! Se metió despacito y le salimos. Casi se murió el viejo (risas).

-¿Tenía ganas de seguir en la UC? 
-Sí, pero no por tener que volver a Racing, que es un club muy grande, sino que estábamos muy cómodos en el país. Tenía la posibilidad de seguir, pero a Racing volvió Diego Cocca que fue quien me llevó. Me dijo que no me iba a ir. Le dije que le agradecía su confianza, pero que quería volver a Chile, porque jugaba en mi posición y me sentía muy bien con mi familia. Él se negó y me tuve que quedar, fue una lástima.

-¿Se quedó con la espina de no poder volver?
-Hasta el día de hoy cada vez que se abre el libro de pases le digo al ‘Mumo’ (Sixto) Peralta ‘habla con el ‘Tati’ para poder volver’. Cada seis meses le digo eso, pero tienen que estar de acuerdo todos. A mí me encantaría. Recuerdo que el gol más lindo lo hice allá, a Unión Española. Fue una chilena en un partido que ganamos 4-3 después de ir perdiendo 2-0. Parecía un cuento.

-¿Fue el lugar en el que más disfrutó?
-Futbolísticamente pelea con Banfield porque tuve mucha continuidad e hicimos las cosas muy bien. Nos divertimos tanto como en Chile. Si hay un lugar que extrañamos es Santiago. Vivimos de forma espectacular. Hasta el día de hoy sigo al equipo.

-Si pudiese comparar: ¿cuál plantel cree que es mejor: el de 2016 o el actual?
-Es difícil responder eso. Teníamos un plantel bárbaro, que tenía un fútbol vistoso porque hacíamos muchos goles. Si bien los últimos planteles vienen ganando y jugando bien, no sé si es ese fútbol que ponía Mario Salas. Yo te estoy hablando de cuando fui a unas vacaciones a la casa de Diego (Buonanotte) y fui al estadio. Estaba el señor (Beñat) San José. Si bien salió campeón y perdió muy poco durante el año, a mí gusto no me pareció tan vistoso. Es una apreciación personal, capaz que esté hablando estupideces (risas). No tenía tantas ocasiones, ganaba 1-0 con gol de penal del ‘Luli’ Aued (risas). Pero cada uno tiene su sistema de juego y eso habría que preguntárselo a la gente con el equipo que más se identifica.