Temas del día Más temas

ANFP

La Era Moreno: un ciclo plagado de renuncias

El actual presidente de la ANFP protagoniza un difícil escenario en la testera del fútbol nacional, luego que se confirmara la quinta renuncia de su directorio.

La renuncia de Raúl Jélvez, primer vicepresidente de la ANFP, generó un duro momento para la mesa que encabeza Sebastián Moreno, que ahora solo cuenta con tres integrantes en el directorio: al timonel se suman Arturo Aguayo y Marcos Kaplún.

Al ser solo tres integrantes en la mesa, el quorum no alcanza a ser necesario para sesionar, situación que lo obligará a buscar una nueva estrategia ligada a los clubes que no pertenecen a la disidencia, entre los que se cuentan los tres grandes y Wanderers, entre otros.

Las primeras bajas

Un día después de que asumiera Moreno, en enero del 2019, y a través de un comunicado, el director Jacques Albagli presentó su renuncia por motivos personales.

En febrero del 2019, Andrés Fazio fue la primera renuncia de importancia que sufrió el directorio de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional. Fazio, al igual que Moreno, pertenecía al brazo fuerte de la administración de Arturo Salah: fue el encargado de llevar a cabo las negociaciones con Reinaldo Rueda para que asumiera como director técnico de la Selección. También dimitió por motivos personales.

Nuevo integrante y veto

La mesa ya había perdido dos nombres y durante el 2019 se propuso uno que fue aceptado por el Consejo de Presidentes: Marcos Kaplún pasaba a llenar una de las vacantes.

Faltaba el segundo cupo, en el que se propuso a la periodista Lorena Medel, pero el Consejo rechazó su incorporación, pues consideró que no cumplía con los requisitos necesarios para ocupar el cargo.

Marzo negro

El coronavirus y el obligado receso del fútbol (que se sumó a la anterior suspensión a causa del estallido social), tanto a nivel nacional como internacional, complicaron el escenario de la testera, que terminó el mes con la renuncia de Aldo Corradossi, que también había sido parte del directorio de Salah, y que hasta ese momento era uno de los hombres fuerte de la administración de Moreno.

Cuarta renuncia

Martín Iribarne fue el cuarto integrante del directorio en renunciar. Sin embargo, su salida era la más previsible, pues en caso de no renunciar de igual forma iba a ser censurado por la mesa que encabeza Moreno, luego que se comprobara su influencia en el caso que vivió el lateral Erick Wiemberg, que pertenecía al elenco valdiviano, pero que durante el 2019 defendió a Unión La Calera.

Iribarne intentó influir para que la ANFP le diera la razón a La Calera, club en el cual él había sido dirigente. Finalmente Wiemberg continuó en Valdivia y el oficial de cumplimiento ratificó las irregularidades.

Golpe final

Raúl Jélvez renunció también al directorio de la asociación y la mesa quedó compuesta por tres personas. Este hecho obliga a Moreno a adoptar nuevas medidas para lograr consenso, al menos con los clubes que ya manifestaron la continuidad de la mesa, pese a la marcada negativa del bloque disidente que encabezan La Calera, San Luis y San Felipe, entre otros.