CORONAVIRUS

La OMS avisa que rociar y desinfectar calles es peligroso

Pese a que esta acción se repite en varias zonas del país y del mundo, la Organización Mundial de la Salud sugirió que no es recomendable realizarla.

Una de las medidas que se han tomado en varias comunas del país y en otras naciones, incluso, es la de rociar las calles para desinfección. Contrario a lo que podría parecer, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado como poco eficiente y peligrosa esta acción. En un documento emitido este sábado, la OMS declara que "no se recomienda el rociado o la fumigación de espacios exteriores, como calles o mercados, para matar al virus causante de la COVID-19 u otros patógenos", lo anterior debido a que "la acción del desinfectante se ve anulada por la suciedad". La alarma se levanta al asegurar en el comunicado que "las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección de la COVID-19. Rociar desinfectante, incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana", en algo que a la luz de los hechos es claramente contraproducente para el bienestar de las personas. Finalmente, la Organización Mundial de la Salud también asegura que "en ningún caso se recomienda rociar a personas con desinfectante. Podría ser física y psicológicamente peligroso y no reduciría la capacidad de una persona infectada de propagar el virus a través de gotículas o por contacto", esto considerando varias situaciones que se han podido apreciar inclusive en el país donde se observa cómo esto se ha incumplido.
JONNATHAN OYARZUN/ATON CHILE JONNATHAN OYARZUN/ATON CHILE

Una de las medidas que se han tomado en varias comunas del país y en otras naciones, incluso, es la de rociar las calles para su desinfección. Contrario a lo que podría parecer, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado como poco eficiente y peligrosa esta acción.

En un documento emitido este sábado, la OMS declara que "no se recomienda el rociado o la fumigación de espacios exteriores, como calles o mercados, para matar al virus causante de la COVID-19 u otros patógenos", lo anterior debido a que "la acción del desinfectante se ve anulada por la suciedad".

La alarma se levantó al asegurar en el comunicado que "las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección de la COVID-19. Rociar desinfectante, incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana", en algo que a la luz de los hechos es claramente contraproducente para el bienestar de las personas.

Finalmente, la Organización Mundial de la Salud también asegura que "en ningún caso se recomienda rociar a personas con desinfectante. Podría ser física y psicológicamente peligroso y no reduciría la capacidad de una persona infectada de propagar el virus a través de gotículas o por contacto", esto considerando varias situaciones que se han podido apreciar en el país donde se observa cómo esto se ha incumplido y se siguen llevando a cabo limpiezas de este tipo.