Entrevista AS

La nueva vida del ex albo Joan Muñoz, olvidado protagonista del caso Paredes

“Mis amigos se lo toman con humor”, dice el ex volante sobre el polémico tanto de Paredes. Muñoz hoy estudia en el INAF y tiene una escuela de fútbol femenino.

Una mala inscripción de Colo Colo el 2011 puso en duda el gol 216 de Esteban Paredes. Pero también volvió a poner en escena el nombre de Joan Muñoz (31) nueve años después. Ahora lejos del Monumental, el protagonista de esa historia se mantiene ligado al fútbol: inicia su carrera como entrenador.

“Mi señora estuvo trabajando en un colegio de mujeres, y se motivó a abrir una escuela de fútbol. La acompaño en eso desde hace dos años. Ha sido una gran experiencia, me ha ayudado a reinsertarme en el fútbol desde otra arista”, cuenta Muñoz en conversación con AS.

La escuela se llama Nehuen Formativo de Rancagua, y ya tiene jugadoras entre 8 y 19 años. La base está conformada por las alumnas de su pareja, pero está abierta a todo el que quiera participar: “Ya tenemos varias series y hemos organizado competencias. También pudimos ser parte de la primera liga femenina. Estamos motivados y encariñados”, relata.

Parte del equipo Nehuen Formativo de Rancagua.

Muñoz sabe que lo ocurrido hace casi una década en Colo Colo aún genera repercusión. Le provoca incomodidad, y lo reconoce. Pero desliza un recuerdo: “En ese momento nunca supe que podía existir este problema”, dice.

- ¿Cómo vivió esa mala inscripción ante Cobresal?
- Cuando ocurrió, a los días se me acercó un dirigente. Yo había terminado de entrenar. Él me dijo ‘está todo ordenado, está en manos de nosotros y lo vamos a solucionar’. Nunca supe más allá de eso.

- ¿Ahora se lo han recordado mucho?
- (ríe) En el presente sí me han tocado el tema. Mis amigos se lo toman con humor. En ese momento pasó rápido. Fue pasajero. En el instante no fue tan llamativo como ahora, porque en la actualidad significa un gol que define el logro de Esteban.

El nuevo sueño de Muñoz en el fútbol

El ex mediocampista quiere dejar esa etapa atrás. Los recuerdos en el fútbol no son tan positivos, pese a que llegó incluso a ser sparring de la Roja de Marcelo Bielsa. Hoy es él quien quiere estar a la cabeza de un cuerpo técnico.

“Por ahora queremos seguir creciendo (junto a su esposa). Nos gustaría tener una categoría adulta. Hay niñas que se ilusionan con ser jugadoras y estamos tratando de hacer contactos para ayudarlas porque se quieren ir a probar a otros clubes. Siempre queremos escucharlas”.

- ¿Se imagina dirigiendo a algún club después?
- Sí, este año entré a estudiar a la INAF, y si sale todo bien, este año estaría con mi primera certificación, que es de formador. En tres años y medio se puede sacar para competir a nivel profesional. Los haré de corrido para poder dirigir después, que igual es una aspiración. Ojalá se puedan abrir puertas porque quiero ir paso a paso.