Temas del día Más temas

Coronavirus

"Esto no es un juego": la reflexión de medallista chilena que hoy trabaja como enfermera

Macarena Figueroa, fisicoculturista que obtuvo un bronce en los Panamericanos de Lima, ejerce en un consultorio y vive de cerca las consecuencias del Covid-19.

"Esto no es un juego": la reflexión de medallista chilena que hoy trabaja como enfermera

"Mucha gente aún no dimensiona lo que significa este virus, porque no ha tenido cercanos que hayan enfermado. A algunos, mientras no les pase, nunca le tomarán el peso. Esto no es un juego". La advertencia proviene de Macarena Figueroa, alguien que conoce bien los efectos mortales que ha producido la pandemia de Coronavirus en la población.

La fisicoculturista, medallista de bronce en los últimos Juegos Panamericanos de Lima 2019, hoy cambió de rubro debido a la contingencia y lleva semanas desempeñándose como enfermera en el Cesfam Cirujano Videla, ubicado en Iquique, lugar de residencia de la destacada deportista. En una época tan compleja, Figueroa pone el hombro con una importantísima labor, que intenta, además, compatibilizar con sus entrenamientos.

"Ha sido difícil. Me levanto a las 5:45 para realizar cardio en ayunas, ya que entro a las 7:45 a trabajar. Ahí hago terreno, voy puerta a puerta por la campaña para la prevención de la influenza, camino todo el día y, muchas veces, llego súper cansada. En la tarde, trato de hacerme una rutina y entrenar”, declara.

- ¿Cuándo decidió estudiar Enfermería?
- Siempre me gustó el área de la Salud, y mi idea y la de mi hermana, era viajar a Santiago a estudiar Medicina. Finalmente no se dio por diversos motivos, y el 2013 ingresé a estudiar Enfermería a la Universidad Arturo Prat, ya que era la carrera que más se relacionaba a lo que pretendía en un principio.

- ¿En qué situación la encontró la pandemia?
- Yo me estaba preparando para el selectivo nacional que sería en agosto, el que servía para clasificar al Sudamericano de este año. Ahora la contingencia me dio la posibilidad de entrar a trabajar, como aspecto positivo, porque antes era muy difícil encontrar vacantes. El lado malo, obviamente, tiene que ver con el tema deportivo y toda la incertidumbre que existe hoy.

- ¿Qué ha sido lo más impactante que le ha tocado vivir durante la pandemia debido a su trabajo?
- Una de las cosas más difíciles fue tener que irnos a vivir mi hermana y yo a un departamento, solas, porque mi mamá tuvo cáncer y mi hermano es crónico respiratorio, entonces estaba el riesgo de contagio. Eso es duro, estar lejos por no querer perjudicar a tu familia. Por otra parte, los entrenamientos son nuestro pasatiempo, nuestra vía de escape, y que de un momento a otro te digan que no podrás salir más a la calle, que tendrás que adaptarte a tu metro cuadrado… son cosas que no son fáciles de sobrellevar.

- ¿Qué le pareció el homenaje que les hizo el Comité Olímpico con la medalla ‘Nuevos Campeones’?
- Me pareció súper lindo, es un detalle hermoso, porque ahora nosotros estamos con una carga emocional importante, por no poder ver a nuestras familias, y esto te da un empuje, una motivación necesaria para seguir cuidando a la gente. Es un muy bonito reconocimiento, no me lo esperaba y me llegó justo el viernes, cuando venía muy cansada.

- ¿Qué consejo le podría dar a la gente que aún no está consciente de la gravedad de esto?
- Que se queden en sus casas los que tienen la posibilidad, que solo salgan para lo estrictamente necesario, como comprar víveres o remedios. No salgan a pasear, esto no es un juego. Acá en mi ciudad, en Iquique, mucha gente hace su vida normal, y ahora vemos las consecuencias de eso. También le envío fuerzas a todos los funcionarios de la Salud que están dando todo su sacrificio en estos momentos.