El plantel de "Colocolito"

Colo Colo cayó este martes como local por 1-0 ante Jorge Wilstermann de Bolivia, resultado que dejó a los albos últimos en el Grupo C de la Copa Libertadores. Papelón por dónde se le mire.

Lo más grave, eso sí, es que esto no fue sorpresa para nadie. El "Cacique" hace rato no juega a nada. Sin ir más lejos, los albos son penúltimos del Torneo Nacional y el descenso ya es un tema en serio.

¿Cómo llegó el equipo más ganador del país a esto? Fácil. La gestión de Blanco y Negro ha sido pésima y Marcelo Espina, su gerente técnico, en cualquier club del mundo ya habría sido despedido. El plantel de Colo Colo está pésimamente armado. Con lo que tiene, era obvio que no le alcanzaría para entrar a copas internacionales. Es cosa de ver a sus rivales nomás.

Enumeremos. Brayan Cortés, más allá de su presentación por la Roja, hoy por hoy no está ni cerca de ser el mejor arquero de Chile. Y Miguel Pinto, cuando tuvo la oportunidad, no rindió. Increíblemente Omar Carabalí está a préstamo...

Óscar Opazo, el lateral derecho, bajó considerablemente su rendimiento tras ir a la Copa América de 2019 y hoy sería banca en varios equipos del campeonato. Los defensores centrales simplemente no responden y los laterales izquierdos ni hablar: hoy en el Torneo Nacional hay al menos 10 con mejor rendimiento que Ronald de la Fuente y Brayan Véjar.

El mediocampo, sin embargo, es el punto más flojo. Siendo drásticos, César Fuentes, Gabriel Suazo y Branco Provoste no tienen nada que hacer en el club, menos como titulares. Fuentes no impone presencia y pasa prácticamente desapercibido. Suazo corre para todos lados y mal, mientras que Provoste aún no sabemos de qué juega. Leonardo Valencia, en tanto, perdió el norte tras la acusación de violencia intrafamiliar que recibió de su ex pareja. No jugó más, literalmente. ¿No era mejor dejarlo en el "congelador" hasta que se solucionara su problema con la justicia o simplemente sacarlo de la institución? 

Luciano Aued-Ignacio Saavedra-César Pinares (Universidad Católica), Gonzalo Castellani-Juan Leiva-Esteban Valencia (La Calera), Mario Sandoval-Víctor Méndez-Misael Dávila (Unión Española), Camilo Moya-Sebastián Galani-Walter Montillo (U. de Chile) y Marcos Collao-Andrés Souper-Salvador Cordero (Antofagasta). Cinco mediocampos bastante mejor armados que los de Colo Colo, ¿no? ¿Tendrán apuntados algunos de estos nombres en la gerencia técnica? 

En ataque, la cosa no mejora. Esteban Paredes juega con lo que le queda y Javier Parraguez con Nicolás Blandi poco y nada aportan. Marcos Bolados puede ser uno de los puntos "rescatable", pero no está ni cerca de ser una carta para la Roja como muchos lo postulan.

Para finalizar, los cupos de extranjeros. El "Cacique" debe ser por lejos el que peor los ocupa en Chile. Matías Zaldivia está lesionado; Juan Manuel Insaurralde termina contrato a fin de año y sería insólito que se le renovara; Gabriel Costa lleva un año y medio sin demostrar mucho; Blandi ya dijimos; y Pablo Mouche algo de empeño le pone (cuando no está lesionado), pero con eso no basta. ¿No se les ha ocurrido mirar el mercado paraguayo o el uruguayo, por ejemplo?

El problema no era el DT, más allá de que Gualberto Jara no tenía las armas para liderar este buque. Con este equipo, Gustavo Quinteros con suerte los salva del descenso. En fin, con este plantel, "Colocolito" no tiene mucho que hacer...