COLO COLO

Lágrimas: el problema de Bolados que alarma a Colo Colo

El delantero salvó a los albos en Viña, pero salió de la cancha por una lesión en la rodilla derecha. Se fue llorando y con una férula. Gustavo Quinteros se preocupa.

Lágrimas: el problema de Bolados que alarma a Colo Colo
ANDRES PINA/PHOTOSPORT

Colo Colo sumó un nuevo problema. Si ya tiene una cantidad increíble de lesionados, en Viña del Mar agregó otro a la lista. Y parece ser serio. Marcos Bolados salió llorando por una lesión en la rodilla y luego dejó Sausalito con una férula para inmovilizar la zona. De esta forma, los albos pueden perder a su jugador más desequilibrante en ataque. 

En el minuto 57, Marcos Bolados fue a luchar una pelota con Dilan Zúñiga en el mediocampo. El atacante de Colo Colo no pisó firme con la pierna izquierda y terminó lesionándose la rodilla derecha. Apenas quedó en el suelo, el ex Deportes Antofagasta se quejó por el dolor. Segundos después, el cuerpo médico del 'Cacique' pidió el cambio. Bolados salió llorando. 

Tres minutos antes, el propio puntero había anotado el 1-1 frente a Everton y encabezaba el buen inicio de Colo Colo en el segundo tiempo. Su salida golpeó al equipo. El 'Cacique' no pudo sostener su buen momento en el partido y se desordenó. De hecho, el cuadro ruletero encontró una buena chance para volver a atacar, porque su mayor preocupación en el fondo ya no estaba. 

"Lo de Bolados es algo de rodilla. Espero que no (sea grave), porque es un jugador importante para nosotros", declaró Gustavo Quinteros tras el partido. El futbolista ya conoce esos problemas: en marzo sufrió una rotura de menisco interno en la rodilla izquierda, que lo dejó fuera durante dos meses y medio.

Bolados podría unirse al grupo que encabezan Pablo Mouche, Iván Morales y Nicolás Blandi, quienes también están ausentes por problemas físicos. Ese es el principal problema que aqueja a Colo Colo. Es una constante preocupación para el cuerpo técnico. "Estamos utilizando a pibes que deberían esperar un mejor momento del club", dijo Quinteros. Pero las lesiones no lo ayudan.