SOL DE AMÉRICA 0 - U. CATÓLICA 0

La UC perdona en Paraguay

El cuadro de Ariel Holan fue muy superior ante Sol de América, pero no pudo concretar ninguna chance de peligro. La llave se define en San Carlos de Apoquindo.

La UC perdona en Paraguay
JORGE SAENZ AFP

El empate disfraza la realidad de lo que ocurrió en Paraguay. Universidad Católica fue ampliamente superior a Sol de América este jueves, pero solo consiguió un engañoso 0-0 por la segunda ronda de Copa Sudamericana. La escuadra de Ariel Holan se quedó con las ganas de concretar una de las múltiples ocasiones que generó, y tendrá que abrochar su clasificación en San Carlos de Apoquindo.

Sol de América tuvo un protagónico comienzo, pero solo fue la excepción ante un club que despertó rápidamente. El dominio llegó pronto, y no desapareció en un solo minuto. El juego asociado, la inteligencia de sus atacantes y los disparos de media distancia fueron las principales estrategias de una UC fuerte. El problema, quizás es el más importante, es que tuvo dificultades en la definición. Y ahí falló.

César Pinares, Gastón Lezcano y Germán Lanaro pudieron marcar en el primer tiempo. Este último, con un cabezazo, desperdició la más clara. La actuación de Rubén Escobar en el arco paraguayo también fue vital: el portero demostró concentración en los momentos más necesarios, y se transformó poco a poco en una de las figuras del encuentro.

El complemento fue similar. Universidad Católica mantuvo la intensidad, consiguió la posesión del balón y llegó con peligro al área rival. Un cabezazo de Valber Huerta y un disparo de César Pinares fueron el primer aviso. Pero las ocasiones más claras llegaron minutos más tarde, con Edson Puch y Fernando Zampedri. Los goleadores también desaprovecharon su opción.

Ni siquiera el final cambió el panorama. Sol de América retrasó aún más sus líneas y estuvo replegado hasta en el tiempo agregado. La Católica nunca paró de llegar al arco de Escobar. Pero el premio jamás llegó. El rostro de decepción de Ariel Holan lo resumió todo: era la oportunidad para dar el golpe en la ida. Esa justicia que no alcanzó.