El año que Colo Colo fue penúltimo

Colo Colo comenzó la campaña de 1945 como candidato al título por varias razones. Había sido campeón en la temporada anterior. Mantuvo a Luis Tirado, el entrenador que un año antes había reemplazado a Arturo Torres con el torneo ya iniciado y lo condujo a una nueva corona. Mantuvo a la mayor parte del plantel, jugadores consolidados que ya habían demostrado que no les pesaba la camiseta blanca. Contrataron pocos refuerzos, eso sí. La razón esgrimida por el presidente del club, Robinson Álvarez, fue un motivo de peso: la institución estaba en una política de ahorro máximo pues iba a invertir la mayoría de los recursos en la compra del terreno para levantar su propio estadio. El paño estaba ubicado donde se emplazaba el antiguo estadio de Carabineros, en la Avenida Balmaceda, detrás de la estación Mapocho.

El torneo comenzó y los albos no daban pie con bola. Vieron como el resto de los equipos comenzaron a despegarse en la tabla mientras se quedaban inesperadamente rezagados. Al final de la primera rueda los albos terminaron en el penúltimo puesto sólo superando a Bádminton.

La segunda rueda no fue mejor. Colo Colo padeció ausencias importantes debido a las lesiones de sus principales figuras, como Francisco Hormazábal y José Sabag. Tanta fue la desesperación por sumar puntos que el histórico Enrique El Tigre Sorrel, quien ya estaba semi retirado, volvió para tratar de evitar la debacle en cancha del Cacique. El resultado no fue el esperado. Sorrel jugó su último partido vistiendo la camiseta de Colo Colo en la derrota de su equipo ante Santiago Morning por 3-1. El Tigre, ídolo del club, delantero que había jugado en la institución por doce años, fue despedido de la cancha en medio de una rechifla proverbial.

En 1945 el campeón fue Green Cross, consiguiendo el único título de su historia. Colo Colo terminó penúltimo, superando por ocho unidades al colista Bádminton. En aquel tiempo sólo el último perdía la categoría. Los albos, pese a cumplir con la peor campaña de su historia, no estuvieron cerca de descender. Bádminton se salvó porque la Federación estableció que la temporada siguiente, la de 1946, se jugaría con trece equipos, permitiendo que Iberia se agregara a la división de honor. Colo Colo adquirió finalmente los terrenos para edificar su estadio, pero los estudios de suelo demostraron que no era viable hacerlo en ese lugar por la humedad de la base, muy cercana al río Mapocho. Los terminó vendiendo y adquirió unas hectáreas en la calle Departamental, donde años después levantaría su recinto. El 46 terminó en lugares secundarios para volver a campeonar al año siguiente, con el Tigre Sorrel ahora como entrenador.

Esa fue la peor campaña de Colo Colo de todos los tiempos. Hasta ahora. Cualquier semejanza con el estado actual no es casualidad.