SELECCIÓN CHILENA

"Los muñequitos se mueven": el perfil de Heinze que lo acerca a la Roja

El ex DT de Vélez Sarsfield es uno de los nombres que suena en caso de la partida de Rueda. Lleva un lustro dirigiendo, tiene 42 años y su estilo no deja indiferente.

0

Si no ocurre nada nuevo, en los próximos días Reinaldo Rueda dejaría la Roja para regresar a su país y asumir en la banca de Colombia. Con las cosas así en la Selección, ya son varios los nombres que emergen para reemplazar al actual DT de Chile y uno de ellos llama la atención por su breve trayectoria para hacerse cargo de una escuadra nacional.

Se trata del argentino Gabriel Heinze, ex entrenador de Vélez Sarsfield y Argentinos Juniors, de solo 42 años. El otrora zaguero del Manchester United y el Real Madrid, entre otros clubes de Europa, solo registra un lustro en la dirección técnica, luego de comenzar en la banca de Godoy Cruz en 2015. Sin embargo, posee un estilo de juego y una forma de trabajo claramente definidos.

"Quiero la pelota"

Heinze estuvo al mando de Vélez Sarsfield un poco más de dos años. Logró sacar al club de las últimas posiciones en la liga de Argentina y también dejarlo bien aspectado en la Copa Sudamericana (es rival de Universidad Católica en cuartos de final del certamen).

Esta última experiencia ha sido su mejor etapa como DT, a pesar de haber obtenido antes el ascenso a Primera División con Argentinos Junior en el fútbol trasandino. Liderando a Vélez Sarsfield, Heinze promovió un fútbol intenso, asociativo, con balón a ras de piso y un posicionamiento colectivo bien adelante en el terreno de juego.

Escenas comunes en cada presentación del elenco trasandino fueron la intención permanente de salir jugando desde atrás, progresar mediante sucesiones de pases y llegar al arco rival de preferencia por los costados y con un número importante de hombres dentro del área. Tales rasgos gatillaron en forma inmediata la comparación con el estilo de juego de Marcelo Bielsa.

"No le doy tanta importancia a lo que es el sistema (de juego). Lo que hacemos es en función de lo que queremos y del rival. Los muñequitos se mueven, porque yo quiero la pelota. Si no quieres la pelota, los muñequitos (jugadores) se mueven de distinta manera, yo los muevo porque quiero la pelota. A manera global trabajamos mucho sobre espacios, posiciones y movimientos", señaló en su momento.

En la fase defensiva, los dirigidos por Heinze plasmaron una identidad regida por la presión inmediata y sobre todo en el campo de juego rival. Aunque precisó que "el fútbol es un todo, algo global. No lo veo de defensa o de ataque", el argentino justificó su propuesta defensiva indicando que "si tengo la pelota, no la tiene el rival y así hay más posibilidades de ganar. Hay muchos caminos, pero este es el nuestro".

Sistema y tipo de conducción

Durante su etapa en Vélez Sarsfield, el argentino se decantó por la utilización de dos sistema de juego: 1-4-3-3 y 1-3-3-1-3. Otra vez por la simitud con Bielsa en este plano fue vinculado con el ex DT de la Roja hace casi una década, ya que el entrenador del Leeds en Inglaterra oscila entre ambos esquemas posicionales.

El orden en la cancha suele ser el punto de partida, puesto que fue común observar recurrentes intercambios de posiciones con el balón en movimiento, sobre todo en la etapa de Ataque Organizado (con el rival reagrupado cerca de su área protegiendo a ultranza su portería).

"El juego ofensivo lo tenemos que llevar todos a cabo. Los goles los tiene que hacer el 9, el 11, el 8, el 10, el 7. Después uno hace movimientos en los equipos, porque por cómo se posiciona o se mueve el rival puedes aprovechar espacios con cualquier jugador", sostuvo en algún instante.

Su estilo de conducción tampoco ha pasado indiferente en Argentina. Al borde del terreno de juego es vehemente, expresivo y no cesa en sus permanente y ampulosas instrucciones. El ex volante de Unión Española, Pablo Galdames, quien integra el plantel de Vélez Sarsfield, estuvo bajo su mando.

"Me exigía todo en la cancha, pero fuera era un siete. Igual que el resto del cuerpo técnico, siempre estaban pendientes. Era una especie de papá, porque era un plantel joven y también nos tocó vivir momentos difíciles. Nos ayudó a superar todo", indicó Galdames hace un tiempo a AS Chile.

"(Heinze) te hace crecer mucho futbolísticamente y como persona. Tácticamente, aprendí mucho. En el aspecto físico, ni hablar todo lo que me mejoró. Es un tipo que te lleva tan al extremo, que te obliga a ser profesional 100 por ciento. ¿Por ejemplo? Nos pesaba día por medio. Nos obligaba a comer sano porque, de lo contrario, no rendíamos en el entrenamiento", agregó el ex mediocampista hispano.