COQUIMBO - DEFENSA Y JUSTICIA

El choque de intereses que se desató por el lío de Coquimbo

Seremi de Salud publicó un comunicado, donde dejó en evidencia a la Conmebol. El organismo respondió. Coquimbo tiene un plan, y espera por la firmeza de Milad.

El Gobierno y el fútbol, entrelazados de una forma evidente. Como pocas veces. Tras anunciar la suspensión de la semifinal entre Coquimbo y Defensa y Justicia, la Conmebol atacó públicamente al Ministerio de Salud. Lo acusó de no respetar su propio protocolo. Al mismo tiempo, Coquimbo comenzó a preparar su arremetida. El club que respaldó a Lorenzo Antillo en las elecciones de la ANFP necesita a Pablo Milad, quien enfrenta su primer gran conflicto.

Una publicación de la Seremi de Salud Metropolitana en Twitter abrió el debate: "No poseemos competencias para suspender el encuentro. Nuestro trabajo es realizar estudio epidemiológico y trazabilidad. Es Conmebol quien determina si un partido debe suspenderse". El texto dejó en evidencia a la institución que encabeza Alejandro Domínguez. Las miradas, y las críticas, apuntaron hacia Luque. Otra vez.

Conmebol contraatacó en un comunicado. Además de afirmar que no estaban las condiciones para jugar el encuentro (por considerar como contacto estrecho a todo el plantel), acusó: "Según su protocolo, las autoridades chilenas debían entregar los resultados en ocho horas (exámenes a la llegada). Los test a la delegación de Defensa y Justicia fueron realizados el día 6 a las 13 horas, pero los resultados fueron proveídos recién el día 7, sobrepasando largamente las ocho horas referidas".

Se suma un capítulo al historial de diferencias entre el Gobierno y la Conmebol. Como el 2019, por la fallida final de la Copa Libertadores en Chile, o como el 2020, cuando el organismo rector del fútbol sudamericano necesitaba la aprobación de cada país para reanudar las competencias. Chile fue el país menos flexible. La Conmebol hoy lo saca en cara. 

El plan de Coquimbo

En ese contexto, Coquimbo debe buscar alternativas. Y está decidido: este viernes pedirá la clasificación directa a la final de la Copa Sudamericana: "La norma de Conmebol dice que se debe dar el partido al equipo que cumple. O sea, nosotros. Ellos no cumplieron", adelantó Jorge Contador, presidente del club. En el peor escenario, solicitarán nuevamente la localía.

Coquimbo busca el apoyo de Pablo Milad: "Espero que esté a la altura", dicen. El ex Intendente ya envió un mensaje: "Manifesté mi preocupación al presidente Alejandro Domínguez. Quiero ser enfático: Coquimbo cuenta con todo el respaldo de nuestra Federación", afirmó. Pero las palabras se deben transformar en realidad. El club lo sabe. Y el ex Curicó, quien recién entra a la escena internacional, se debe enfrentar a la poderosa Conmebol.