Entrevista AS

La joya que dejó O'Higgins con polémica cuenta su versión

Yerko González partió a Portugal en octubre del año pasado: fichó en el Touletano, en la Tercera División. "Hoy en día analizo y creo que fue lo mejor", explica el joven volante.

La joya que dejó O'Higgins con polémica cuenta su versión
@yerko_021 Instagram

"Me estoy llevando un poco mejor con el portugués. Al principio no entendia nada (ríe), y todo era a través de señas", admite Yerko González (19). Es la nueva vida del promisorio ex mediocampista formado en O'Higgins, que hoy milita en el Louletano, en la Tercera División de Portugal. Del Monasterio Celeste, eso sí, el futbolista salió con polémica.

El club acusó a Mariano Gastó, su agente, de 'robárselo'.  El jugador al menos lo defiende: "Estoy muy contento de trabajar con él". También agradece al club donde estuvo desde los 11 años. "En O'Higgins entregan muy buenos valores. Siempre me trataron bien. Los profes me ayudaron a crecer. Por cosas de la vida no pude seguir", explica González.

- ¿Por qué decide partir tan pronto de Chile?
- Mi objetivo siempre fue, si se me daba, jugar un tiempo en Chile y después saltar a Europa. Era lo ideal. Pero si se daba antes, yo no cerraba las posibilidades. Se me dio la oportunidad de llegar a Portugal, a una división muy competitiva, que tiene buenos jugadores. Fue la motivación para vivir nuevas experiencias, de sentir lo que es estar en Europa, de ver otro nivel, otro tipo de gente.

- ¿No siente que era mejor consolidarse en nuestro país y luego emigrar? (González sumó 179 minutos con el primer equipo de O'Higgins)
- Sí. Como le decía recién, cuando era más chico, mi pensamiento era ese. Pero se me dio la posibilidad. Hoy en día analizo y creo que fue lo mejor, por la manera en que entiendo el fútbol, las cosas, la vida. Me ha servido para crecer como futbolista y persona.

- Marco Antonio Figueroa habló muy de usted en una entrevista con As Chile el 2019. ¿Mantiene algún vínculo especial con él?
- Más allá de lo que nos topamos en O'Higgins, donde conversamos muchas veces, no. Fue mi entrenador y estoy muy agradecido de él, porque lo que me transmitió y enseñó en el tiempo que estuvimos juntos. Me brindó la oportunidad de debutar en el fútbol profesional. Siempre habló conmigo y decía que todo era en base a mis condiciones y esfuerzo.

- ¿Con qué se encontró en la Tercera División de Portugal? ¿Qué tal es el nivel?
- Yo creo que es un grandísimo nivel. Es de Europa. Es muy competitivo. A mí me costó un mes y medio en adaptarme al nivel. Es agradable para jugar y me servirá bastante. Si salgo de acá y voy a jugar a otro lado, me dará para rendir de la mejor manera. Comparando esta liga con el fútbol en Chile, creo que es similar, si no es que acá es un poco más exigente. Es más agresivo, de correr harto. Nunca te permite estar parado.

- Cuando usted se fue, O’Higgins acusó que su agente Mariano Gastó se lo había 'robado'. ¿Qué puede decir al respecto?
- Pucha... vi el comunicado, y creo que no me corresponde hablar, porque la gente que está a mi alrededor ya lo hizo. No tengo nada en contra de O'Higgins. Incluso, estoy muy agradecido. Me hizo crecer bastante en lo futbolístico, fue el club que me brindó la oportunidad de debutar y de hacerme un poco conocido. Estas cosas se hablaron en O'Higgins, y nosotros buscamos salir por la puerta, pero lamentablemente no se pudo. Mis intenciones siempre fueron quedarme, pero por ciertas situaciones no se dio.

- También pudo ser parte de la Selección Sub 20. ¿En algún entrenamiento fue sparring de la adulta?
- Dentro de las nominaciones que tuve, hicimos fútbol con la adulta en un microciclo del profe Rueda. Para mí, fue una experiencia muy linda, de medirme con jugadores seleccionados a nivel nacional. Estaba Leo Valencia, Edson Puch, Aránguiz. Puch pudo jugar afuera, ser campeón de América. Verlo ahí, entrenar o jugar contra ellos, es una motivación que es inexplicable. Da gusto vivirla.

- ¿Cuáles son sus sueños en el fútbol?
- Lo que más me gustaría es jugar en los grandes clubes de Europa. Ser un jugador de nivel mundial, top, que esté en las grandes ligas. Y si Dios quiere, ser el mejor jugador del mundo.

Recomendado | Parte I - "No tenía esperanzas de vivir": la dramática historia de un chileno que juega en el fútbol portugués