CHILENOS POR EL MUNDO

La práctica diferente de Arias

El portero de Racing Club, de buen rendimiento en el último tiempo, sorprendió esta semana con una curiosa doble jornada de entrenamiento en Avellaneda.

La práctica diferente de Arias
Racing

La temporada 2021 ya comenzó en Argentina con la disputa del torneo de Primera División y la Copa Argentina, donde varios chilenos serán protagonistas en diferentes equipos.

Gabriel Arias, portero de Racing Club, pretende prolongar el buen nivel que exhibió en su equipo en la temporada 2020, donde tuvo partidos para el recuerdo, como el encuentro en donde eliminaron a Flamengo en Maracaná por los octavos de final de la Copa Libertadores de América o la serie de cuartos, en donde fue figura frente a Boca Juniors a pesar del resultado.

Para mantener ese buen rendimiento, el portero de "La Academia" incluso se ha entrenado en doble jornada, como lo hizo un día de esta semana: por la mañana con el equipo dirigido por Juan Antonio Pizzi y por la tarde... ¡con el equipo femenino de Racing!

Si bien no es primera vez que lo hace, sí fue el primer entrenamiento del año junto a ellas y Arias señaló que “a diferencia de las otras veces, trajimos la rutina que hacemos todos los días para que ellas se adaptaran a ese trabajo".

"Las noté muy bien, con mucha predisposición, algo que se notaba cuando Fabi (el preparador de arqueros del plantel masculino) les marcaba un par de detalles para corregir y ellas enseguida entendían lo que les señalaban y lo aplicaban en los ejercicios. Para nosotros es una satisfacción hacer esto y esperamos que nos vuelvan a invitar”, agregó el portero que también ha defendido a la Roja, que le obsequió sus guantes a una de las porteras del club.

El elenco blanquiceleste se prepara para afrontar la segunda fecha del campeonato argentino, donde enfrentará este sábado Aldosivi y en el que Arias será titular. Marcelo Díaz quedará al margen, pues volvió esta semana a trabajar en cancha, y se pone en duda la presencia de Eugenio Mena, que recién este jueves solucionó sus problemas salariales y se unió a la disciplina de Pizzi.