Fútbol Chileno

"Quitarme la vida se me pasa todos los días por la mente"

Luis Núñez, quien está preso en la cárcel de Alta Seguridad, dio detalles de su dramático momento. "Soy inocente, yo no he matado a nadie".

"Quitarme la vida se me pasa todos los días por la mente"

Luis Núñez, ex figura de la Universidad Católica, vive el peor momento de su vida. Está preso en la cárcel de Alta Seguridad tras verse involucrado en un homicidio. Ahora está a la espera una resolución final y en diálogo con La Tercera, contó el difícil momento que está atravesando.

"Estoy encerrado 21 horas diarias.... Estuve en huelga de hambre 95 días, bajé 26 kilos de peso... Yo creo que quitarme la vida se me pasa todos los días por la mente. Estuve con tratamiento para la depresión. Me fumo una cajetilla diaria. Me están pidiendo 17 años de cárcel, de vida, por algo que yo no hice", confiesa.

"Soy inocente. Yo no he matado a nadie. Nunca he tenido una pistola en mis manos. Es imposible haber matado a alguien sin pistola. En los hechos sí estaba, pero de ahí a matar a una persona…para eso se necesita una pistola y yo en ese momento no la tenía y nunca la tuve", añade.

Luego, da detalles del momento en que una persona acabó muerta. "Andrés (Vergara, el otro acusado) es mi hermano, no de sangre, sino que mi papá es el marido de su mamá. Tenían una discusión dentro de la casa por tema de faldas. Nosotros estábamos afuera cuando escuchamos la pelea. En ese momento ingresamos a la casa y ahí todo subió de tono. En ese momento la discusión se transformó en una balacera. Yo atiné a correr".

"El hecho de estar con él (Andrés) me perjudicó. Una de las tres personas que está declarando como testigo estaba a más de tres cuadras de los hechos. Se están declarando puras mentiras, y acá el mentiroso soy yo y no ellos. ¿Por qué yo soy el mentiroso?", complementa.

"En Bolivia jugué en dos equipos que me pagaban muy bien"

Luego de verse involucrado en el delito, el ex jugador decidió arrancar a Bolivia. "Cómo me mantenía? Jugué a la pelota en dos equipos que me pagaban muy buena plata, equipos de barrios. Pero yo jugaba con mi nombre, diciendo quién era, siempre con la verdad. Sí es cierto que tenía una licencia de conducir con otro nombre, pero yo necesitaba trabajar en algo. ¿Qué es lo que hice? Me compré un auto allá y lo pude trabajar", apunta.