Fútbol chileno

"La única verdad": la defensa de la Primera B ante el reclamo de la Segunda División

A través de un comunicado, 13 clubes de la Primera B acusaron a la Segunda División de tomar una actitud de "falsa víctima" tras el último Consejo de Presidentes.

"La única verdad": la defensa de la Primera B ante el reclamo de la Segunda División
JONNATHAN OYARZUN/PHOTOSPORT

Crece la polémica entre la Primera B y la Segunda División por el cupo de ascenso a la segunda categoría del fútbol chileno en la temporada 2022. En las últimas horas, 13 clubes de la B salieron a defender su postura y a explicar los hechos desde su punto de vista, mediante un comunicado llamado "La única verdad" y firmado por Copiapó, San Luis, Cobreloa, Santa Cruz, Magallanes, Coquimbo, Puerto Montt, San Felipe, Temuco, Santiago Morning, Barnechea, Rangers e Iquique.

“En los últimos días, la opinión pública ha sido bombardeada con una dirigida campaña comunicacional que pretende instalar la idea que la Segunda División del fútbol profesional chileno ha sido “injustamente” perjudicada por un “descriterio deportivo” de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y, en particular, de los clubes que integramos la Primera B”, señalaron los clubes anteriormente mencionados en el inicio del documento.

"Al respecto, es necesario dejar en claro que la situación actual es consecuencia de los acuerdos de los actores de toda la actividad a fines de 2019, cuando hubo que -ante imprevistos y urgentes hechos- enfrentar la situación derivada del término anticipado y obligado de los campeonatos en disputa”, agrega.

La B alega la disminución de descensos en la Primera División, por lo que los clubes del ascenso resignaron un cupo directo. Además, señalaron que arriesgan un segundo descenso: “Por su parte, la Segunda División no sufrió perjuicio alguno en la temporada 2019 pues mantuvo su ascenso (Ascendió San Marcos de Arica) y, por el contrario, fue favorecida, pues no sufrió ninguno de los dos descensos que debían ocurrir. Es más, en la temporada 2020 tampoco efectuó aporte alguno a la solución del problema que nos convoca, pues tuvo su ascenso (Logró subir Lautaro de Buin) y sufrió los dos descensos tradicionales: Es decir, y que quede claro, hasta el momento la Segunda División sigue con sus tradicionales expectativas deportivas y premios para la competencia”.

Con este panorama, la Primera B afirmó que no cambiará su postura. “Los clubes firmantes reafirmamos nuestro compromiso de colaborar en la vuelta a la normalidad para disputar los campeonatos, pero no estamos dispuestos a que el costo mayor sea asumido -como históricamente suele ocurrir- por la Primera B y que los clubes de Segunda División no realicen aporte alguno asumiendo una actitud intolerable, injusta y arbitraria de falsa víctima”, cierra la declaración.

La polémica continuará.