En el nombre de la Universidad de Chile

El comprador de Azul Azul será el fondo de inversión privado Tactical Sport, que gastará U$15.5 millones por el 63% de acciones de la concesionaria, proporción que le correspondía a Carlos Heller.

¿Quiénes componen Tactital Sport? Inversiones Sartor en un 90% y el restante pertenece a inversiones Antumalal.

¿Quiénes componen Inversiones Sartor? De acuerdo a la información pública emanada cuando se conoció formalmente esta oferta, los beneficiaros son, de manera directa o indirecta, Pedro Pablo Larraín, Oscar Ebel, Inversiones Atlas Spa, Alfredo Harz, Carlos Larraín, Rodrigo Bustamante y Miguel León.

¿Quiénes componen Inversiones Antumalal? De acuerdo al mismo informe, el ingeniero Michael Clark.

A partir del 26 de mayo ellos serán los controladores máximos de uno de los clubes más importantes del país, uno de los equipos con más aficionados en toda la nación, un equipo señero que lleva el nombre, los colores, las insignias y los emblemas, de la institución más importante de la historia de la República, la Universidad de Chile.

Desde el punto de vista legal, la operación es impecable. Azul Azul se hizo cargo de la administración del fútbol de la U el año 2007 en un contrato que se extiende por 30 años.

¿Estos nombres e inversionistas serán los controladores de la U? No necesariamente. En marzo del 2022, en menos de un año, Sartor no podrá tener más del 20% de Tactital Sport. En el comunicado donde se conoció el inminente traspaso de acciones se lee que “después de un año contado desde la creación del fondo, y mientras se encuentre vigente, ni la administradora ni sus personas relacionadas podrán poseer, en conjunto, cuotas que representen más del 20% del patrimonio del fondo”.

Es decir, en menos de un año, los principales accionistas del fondo de inversión que controlará Azul Azul van a cambiar. ¿Quiénes serán? Las especulaciones abundan, pero desde el punto legal puede ser cualquiera. Cualquiera que tenga dinero, obviamente.

Cuando Carlos Heller asumió el control mayoritario de Azul Azul prometió avanzar en el proyecto del estadio propio, uno de los sueños más anhelados por el hincha de la U. Por diferentes motivos, el plan nunca vio la luz. Es más, cuando un medio de comunicación, el antiguo CDF, dio a conocer las dudas respecto a la viabilidad de un flamante recinto, seis profesionales fueron desvinculados por poner signos de interrogación a través de un reportaje que demostraba las complicaciones del proyecto en el corto o mediano plazo. El actual presidente de Azul Azul, Cristián Aubert, entonces funcionario cercano a Heller, fue quien pidió la salida de dichos periodistas, los que no fueron defendidos por quienes entonces tenían cargos de injerencia en dicha estación.

El proyecto estadio nunca se concretó durante la administración Heller.

La ley permite que cualquier persona o institución, fondo de inversión, mecenas, magnates chilenos o extranjeros, adquiera la concesión de un club en Chile. Eso no está en entredicho. La U ganó la Copa Sudamericana bajo la concesión de Azul Azul, de hecho. Pero el nombre de la Universidad de Chile es demasiado grande como para mantener tanto halo de misterio detrás de esta compra. Requiere una transparencia que ya ha solicitado el rector Ennio Vivaldi.

Quizás muchos no lo sepan, pero la Universidad de Chile es la institución que más Premios Nacionales tiene entre sus egresados y egresadas en todas las disciplinas. Por sus aulas pasaron los expresidentes Federico Errázuriz Zañartu, Aníbal Pinto Garmendia, Domingo Santa María, Federico Errázuriz Echaurren, Germán Riesco, Pedro Montt, Ramón Barros Luco, Juan Luis Sanfuentes, Arturo Alessandri Palma, Emiliano Figueroa Larraín, Juan Esteban Montero, Pedro Aguirre Cerda, Juan Antonio Ríos, Gabriel González Videla, Jorge Alessandri Rodríguez, Salvador Allende, Patricio Aylwin, Eduardo Frei Ruiz Tagle, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet. Ninguna otra institución en Chile tiene ese registro. Ni se le acerca. La Universidad de Chile no es cualquier nombre. Es el nombre más grande que puede poseer organización alguna en este país. Ha sido y es el alma de la República. Merece transparencia total en todas sus aristas. Incluido el fútbol.