Entrevista AS

"Fui adicto a la cocaína y quise suicidarme; no le veía sentido a la vida"

David Escalante repasa el momento más crítico de su vida. La pobreza, la falta de educación y las malas decisiones lo llevaron por un camino que lo tuvo cerca de morir.

0
"Fui adicto a la cocaína y quise suicidarme; no le veía sentido a la vida"
PEDRO TAPIA /PHOTOSPORT

David Escalante lo repite una y otra vez: "Dios me salvó la vida". El delantero de Cobreloa hizo noticia por su festejo con la bandera de Israel y en las redes recibió innumerables críticasPero ese gesto, para él, no esconde una declaración de intenciones, ni una consigna política.

Es algo más allá. "Un agradecimiento al pueblo elegido por Dios", dice. Y también una puerta a la etapa más dura de su vida. "Me tocó vivir de chico en un mundo muy marginal. Tuve problemas con la adicción, no le encontraba mucho sentido a la vida", relata a AS.

El jugador de 29 años habla desde la intimidad. "Pero el día que recibí a Dios en mi corazón mi vida cambió y la de mi familia también. Tengo tres hermosos hijos, por ejemplo. Dios es lo que hoy necesita la gente, porque muchos se quitan la vida, otros tienen crisis de pánico, depresión o se piensa en el suicidio".

LEE LA PARTE I: "NO ESTOY A FAVOR DE LA GUERRA NI EN CONTRA DE PALESTINA"

- Usted dice que no le encontraba sentido a la vida. ¿Pensó en el suicidio?
- Sí, yo llegué a ese punto de querer sacarme la vida, justamente por esa razón. Pero Dios se presentó en mi vida y me dio una razón de vivir.

- ¿A qué fue adicto?
- Estuve metido en las drogas, lamentablemente. En la cocaína. Vengo de un mundo marginal, de una villa de Rosario, Argentina, con poco estudio, pocos recursos y lamentablemente no fueron los mejores momentos para crecer en mi niñez. Uno tomó una mala decisión, pero hoy en día gracias a Dios ha cambiado mi manera de ver la vida, de caminar en este mundo.

- ¿A qué se aferró para dejar dicha adicción?
- Es difícil salir por cuenta propia. Me pusieron ayuda del psicólogo y cosas así. Hay mucha gente que sufre con las drogas o adicción al alcohol. Hay futbolistas que son alcohólicos lamentablemente y que van empeorando cada vez más. Después vemos cómo terminaron seleccionados o gente importante perdida en ese mundo. (Diego) Maradona fue uno de ellos que quiso salir y no pudo y vimos cómo terminó su vida. Él pudo terminar muchísimo mejor si aceptaba un consejo de Dios o de alguien que le predicara. No sabemos si aceptó aquello o si nunca lo ayudaron de esa forma. Así como él, hay mucha gente que muere de forma marginal y no se sabe. Y es algo que afecta a cualquiera. Al que tiene estudios y al que tiene dinero también los afecta y no pudieron salir. Hay muchos casos.

- ¿Cómo entró a ese mundo?
- Uno a veces lo toma por diversión, después se hace un vicio y ya no puede vivir sin eso. Es como el cigarro: alguien lo probó para hacerse el canchero, después se fumaba cinco, después un atado y así. Pasa, es una triste realidad que ocurre en todo el mundo.

Las visitas de Escalante a cárceles y hospitales

Escalante nunca se ha olvidado de su pasado, ni de dónde creció. Es por eso que en base a su experiencia de vida, el atacante de Cobreloa intenta cambiar, de alguna forma, la de otros. ¿Cómo? Él lo explica.

-¿Le interesaría realizar charlas o actividades de ese tipo para contar su historia de vida?
- Sí, ya es algo que hago. Por ejemplo, visito las cárceles. Cuando estaba en Santiago, iba a Colina I y II y predicaba, le llevaba un mensaje a esa gente que tomó una mala decisión y está condenada a 10, 15 o 20 años. En las poblaciones y en las villas también se lleva el mensaje de que con Dios se puede cambiar. A compañeros de trabajo que tuvieron problemas personales también, uno los aconseja y hoy en día son felices.