COPA AMÉRICA

Del miedo al atrevimiento: la promesa del camarín chileno

El técnico de la Roja lo había advertido en diversos momentos de la primera fase: tenían que evitar a la Selección local. El triunfo uruguayo derrumbó esa opción.

Rio de Janeiro
0

El Nilton Santos era protagonista, otra vez. El estadio de Engenho de Dentro, que recibió el debut de Chile frente a Argentina, nuevamente era el foco de atención. El partido entre Uruguay y Paraguay, que se jugó este lunes a las 20:00, definiría las llaves de cuartos de final. Un triunfo 'charrúa' (o un empate) dejaría a la Selección de Martín Lasarte como rival de Brasil. Justamente lo que se quería evitar.

El entorno del recinto tenía un movimiento inédito. Antes de comenzar el encuentro entre las mencionadas Selecciones, cientos de personas rodeaban el lugar. Algunos practicaban deportes, otros tocaban instrumentos musicales y un grupo minoritario llegaba a sentarse en los carros de comida. Es poco común encontrar un ambiente así durante la presente Copa América.

En paralelo, y pese a la distancia, los futbolistas de la Roja seguían atentos al duelo. Desde un comienzo habían manifestado su intención por finalizar entre los tres primeros: "Siempre que te toca el local, en un torneo de estas características, da la sensación que compites contra uno de los favoritos. Brasil lo ha demostrado y ninguno lo quiere enfrentar", dijo el propio Martín Lasarte en la semana. Por esa misma razón, el DT apostó por jugar con titulares ante Paraguay.

El tanto de Edinson Cavani dejó a Chile en el cuarto puesto, y con Brasil como rival en la próxima fase. Pero lejos de amargarse, en la Roja se han intentado traspasar energía. De acuerdo a información recabada por AS, los futbolistas ya venían conversado hace días sobre esta posibilidad. "Se tienen confianza y prometieron dar todo para avanzar a semifinales", cuentan desde la delegación, que regresará a Río de Janeiro este miércoles 30 de junio.

La publicación de Arturo Vidal en redes sociales no es casualidad. Es la misma línea que los referentes desean transmitir al resto del camarín: "Amo tanto a mi país y a esta camiseta, como para temerle a alguien. Siempre de frente, carajo, contra quien sea", escribió el volante de Inter. Lasarte, quien había reconocido públicamente su preocupación ante el posible escenario, también dejó una chance al optimismo: "En el fútbol, te toca lo que te toca. Buscaremos las mejores herramientas (para ganar)".

Otras voces al interior de la Roja recuerdan la triste eliminación en el Mundial de Brasil 2014. Creen que esta es una buena oportunidad para conseguir la revancha. Siete años después y en otra llave de eliminación directa, pero en el mismo país. Aún quedan tres días. Por ahora, la Selección intenta dar un golpe anímico para mantener con ilusión a todos los compañeros.