Brasil - Chile

El gran suplicio de la Roja

La Roja siempre ha recibido goles de pelota detenida, en las llaves directas que ha jugado con Brasil. Y es justo el punto débil de la era Lasarte.

0

Chile ha perdido las cinco llaves directas que jugó ante Brasil y en todos esos partidos recibió goles de pelota detenida. De los 18 tantos de la verdeamarilla, ocho fueron de balón parado, principalmente luego de tiros de esquina.

El problema para Martín Lasarte es que los siete goles que ha recibido la selección chilena, en su corto período, nacieron de pelota detenida. Este viernes, a partir de las 20:00 horas, la Roja intentará cambiar la historia ante los campeones vigentes de la Copa América.

El 13 de junio de 1962, la Roja jugó el partido más importante de su historia y perdió 4-2 ane Brasil en semifinales de la Copa del Mundo. Dos de los goles brasileños fueron de pelota detenida y ambos de córner: cabezazo de Garrincha tras servicio de Zagallo (32' para el 2-0) y testazo de Vavá tras asistencia del imparable Garrincha (47').

En octavos de final del Mundial de Francia 1998, Brasil goleó 4-1 a Chile en el Parque de los Príncipes de París. Luego de un gran comienzo del elenco de Nelson Acosta, César Sampaio (actual ayudante técnico de Tite) abrió la cuenta a los 11', tras tiro libre de Dunga. El 2-0 salió de otro tiro libre, esta vez de Roberto Carlos que rebotó en la barrera, Bebeto tocó rápido el balón y asistió al verdugo César Sampaio. Y el 3-0 fue un tiro penal de Ronaldo. Todo en el primer tiempo.

En el fatídico 6-1 de Brasil sobre Chile en Puerto La Cruz, por octavos de final de la Copa América 2007, el defensa Juan abrió la cuenta de cabeza tras un tiro de esquina y un doble cabezazo, pivoteado por Maicon a los 15'. Luego vino la debacle, pero sin más goles de pelota parada.

El suplicio chileno continuó en el Mundial de Sudáfrica 2010. Y otra vez en octavos, Brasil derrotó 3-0 al Chile de Marcelo Bielsa en el Ellis Park de Johannesburgo. El infaltable Juan nuevamente abrió la cuenta de cabeza y tras un tiro de esquina magnífico de Maicon.

En la misma instancia, pero en Brasil 2014, los locales lo pasaron mal ante la Roja en Belo Horizonte, pero terminaron avanzando en definición por penales. El partido terminó 1-1 y la apertura de la cuenta brasileña fue un tiro de esquina lanzado por Neymar a los 18', que pivoteó Thiago Silva para el zurdazo de David Luiz.