FÚTBOL CHILENO

El drama del fútbol formativo

Por ahora, no hay atisbos de un posible regreso de la competencia y los menores se encaminan a sumar dos años sin fútbol. Un perjuicio irreparable para las nuevas generaciones.

0
El drama del fútbol formativo
ANFP

Fin de semana del 17 y 18 de abril. En febrero pasado, la ANFP se pronunció respecto de la continuidad del fútbol joven en el contexto de la pandemia del coronavirus y fijó el inicio del Campeonato de Transición para esos días del cuarto mes de 2021. Sin embargo, el torneo jamás comenzó, debido a la masificación y extensión de las Cuarentenas en vastas zonas del país, profundizando la incertidumbre en torno a qué va a pasar finalmente con los menores.

Hoy, y en términos epidemiológicos, el escenario es muy distinto al de entonces. Más de 11 millones de personas completaron su esquema de vacunación, los casos han ido disminuyendo paulatinamente y las medidas más severas de confinamiento han cesado. Incluso los cambios en el Plan Paso a Paso brindarán la posibilidad de que el público pueda retornar a los estadios. No obstante, el fútbol formativo chileno continúa en las más absoluta nebulosa, a pesar del fuerte impacto que esto puede causar en el desarrollo deportivo de las futuras generaciones.

Los afectados

El 31 de marzo de 2020, la ANFP comunicó oficialmente la suspensión de todas las competencias formativas bajo su tutela. Hasta ese momento, en el torneo de fútbol joven (categorías Sub 19, 17, 16 y 15) apenas se habían disputado dos fechas, en tanto que el certamen del fútbol infantil (series Sub 14, 13, 12 y 11) registraba solamente una jornada de desarrollo. Por su parte, el campeonato nacional de escuelas de fútbol (equipos Sub 10, 9 y 8) aún no materializaba su inicio.

Desde la sede de Quilín informaron, además, que las competencias de menores se reprogramarían "en la medida que la situación sanitaria del país así lo permita". Cerca de 16 meses transcurrieron desde entonces, ya que los últimos partidos del fútbol joven se disputaron el 15 de marzo y los de la competencia infantil durante el fin de semana previo, los días 7 y 8 de ese mes. Sin embargo, a esta pausa se le agrega la detención a raíz del estallido social, pues en 2019 en todos los torneos de menores no se jugó más luego del 18 de octubre. Sacando la cuenta, los deportistas completarán ya 18 meses sin competencia alguna. 

Solo incertidumbre

Por ahora, la ANFP no ha explicitado un postura oficial en torno al destino de todas las competencias de menores en 2021. La última información fue el anuncio en orden a suspender el Campeonato de Transición 2021, en abril, pero el tema tampoco ha sido abordado en el marco de los Consejos de Presidentes llevados a cabo por la entidad. 

Quien se salió algo de esta línea fue Francis Cagigao. El director de selecciones afirmó en radio ADN que "en octubre serán dos años sin competir, y eso me entristece. No puedo decir que se está perdiendo una generación, pero ojalá que las autoridades abran las puertas para volver a entrenar y jugar con los jóvenes. Se necesita del reinicio del fútbol formativo"

Como sea, el panorama actual contrasta con lo que se vivía en igual fecha del año pasado. Entonces, la comisión de cadetes de la ANFP presentó una propuesta de retorno a la actividad y esta fue respaldada por los clubes. El plan contemplaba un reinicio de las actividades de manera progresiva para los meses de septiembre u octubre, privilegiando a las dos categorías mayores (Sub 19 y 17). Para esto, en el mes de agosto se dio a conocer el protocolo de vuelta a entrenamiento de la categoría Sub 19.

No obstante, esta iniciativa se convirtió en el primer intento fallido, ya que al igual que en abril de este año el proyecto de retornar a la competencia jamás se concretó. Hoy, muchos clubes concentran su actividad formativa esencialmente en entrenamientos presenciales para las series superiores y los llamados grupos de proyección (jugadores con opciones de ascender pronto al primer equipo). Sin embargo, las categorías menores siguen a la espera de, al menos, retornar de manera ininterrumpida las prácticas habituales en terreno durante la semana.