ENTREVISTA AS

Una chilena hizo historia en Nueva York: "Es bonito tener barra en varias partes"

Bárbara Hernández se convirtió en la primera mujer latinoamericana en completar el desafío de los 40 puentes de Manhattan. Sumó así un nuevo logro en su gran carrera deportiva.

0
Una chilena hizo historia en Nueva York: "Es bonito tener barra en varias partes"

La chilena Barbara Hernández sumó un nuevo logro en su carrera deportiva al convertirse en la primera mujer latinoamericana en completar el desafío de los 40 puentes de Manhattan. La 'sirena del hielo' nadó 94 kilómetros en 20 horas y 30 minutos.

"Estoy súper agradecida de mi equipo que se la jugó y me cuidó toda la noche, también de toda la gente que nos acompañó durante las transmisiones. Todo esto es súper importante para mi cuando estoy en el nado, porque esto es lejos lo más extenso que he hecho. Es bonito sentir que tenía mucha gente haciéndome barra desde muchas partes",  afirmó Hernández en conversación con AS.

- Fueron cerca de 21 horas de nado, ¿qué pensaba durante la prueba?
- Pensé muchas cosas, igual dependía de cuanto dolor sintiera (ríe). Hay lugares que disfruté demasiado como lo fue nadar de noche o pasar por el puente de Brooklyn. Tenía que estar concentrada en no perder el kayak, pero en mi cabeza estaban mis padres, mi abuela que ya no está, las tardes con mis cachorros, mis amigos, la gente que me escribe, los niñitos que me escriben. Siembre buscaba recuerdos que me dieran fuerza y coraje para continuar.

- ¿Era el tiempo que esperaba?
- Creo que es mucho mejor del que esperaba, ya que yo estaba mentalizada para hacer 22 ó 24 horas. Es una carrera estratégica, ya que en la primera vuelta tuve que partir lento para no encontrarnos con la corriente en contra en la segunda vuelta. El partir más lento significó que me morí de frío, estaba "azul" (ríe), pero conseguimos el objetivo, así que muy bien.

Barbara Hernández junto a su kayakista mientras cruza la Isla de Manhattan durante la noche.

- ¿Cuál fue el momento más complicado del desafío?
- Los momentos más complicados fueron varios, por ejemplo en la primera vuelta pasé mucho frío. Es raro estar en una carrera en la que no te puedes apurar o entrar en el ritmo de siempre. En la segunda vuelta me encontré con la corriente en contra. Imagínate lo que significa hacer un remate después de 14 ó 15 horas de nado continuo para poder pasar debajo de los puentes y evitar quedarme varada o flotando a la espera de que bajara la corriente. Otro de los puntos complicados fue estar en el río Hudson, porque va la corriente a favor, pero el viento va en contra y eso genera unas olas gigantes.

- ¿Qué diferencias notó entre la prueba de los 40 puentes y la de los 47km de Manhattan?
- Un montón de diferencias, por ejemplo el año pasado el agua estaba muy limpia, ahora estaba asquerosa. Tenía un olor muy malo, había mucha basura flotando y eso le agrega un poco de dificultad. El hacer las dos vueltas conlleva aprender como van las corrientes y como las aguantamos hasta poder tomar el río y no nadar siempre en contra.

El momento del golpe con una piedra

Uno de los puntos claves del desafío que vivió Hernández durante su nado fue el golpe que sufrió con una piedra. "Cuando estaba pasando por la orilla me golpee con una piedra gigante que estaba a baja profundidad, ahora tengo mucha inflación y 'pucha', aprendí a nadar con dolor", explicó entre risas Hernández.

La Antártida: el nuevo gran desafío de la 'sirena del hielo'

Barbara luce la medalla entregada por el NYOW para reconocer el logro de terminar la prueba de los "40 puentes de Manhattan"

La nadadora de 35 años hizo un breve repaso de los logros y aprendizajes que ha adquirido a lo largo de su carrera deportiva y adelantó sus próximos desafíos.

- A lo largo de su carrera ha estado en distintos desafíos. Cruzó el Estrecho de Gibraltar, hizo lo mismo en el Canal de la Mancha, el Canal Beagle, el Lago Chungará y ahora terminó los 40 puentes ¿Qué aprendizajes le han dejado todas las pruebas en las que has participado?
- Uf.. un montón de cosas. Cada nado me ha dejado algo diferente, por ejemplo en el Canal de la mancha aprendí que la perseverancia en verdad es una acción. También he aprendido a adaptarme como en el Lago Chungará o en Manhattan. Y en esta última prueba aprendí en los procesos, confiar en la gente que sabe y persistir pese al dolor, al miedo o la incomodidad. Estas cualidades me han acercado a mis objetivos o a construir las metas que uno se va proponiendo.

- ¿Cuál cree que ha sido la prueba más complicada de su carrera?
- Siempre digo que la prueba más complicada de mi carrera es la que está por venir, aunque mi fisioterapeuta me dice que fue el Lago Chungará (ríe). Recuerdo que ese nado lo terminé con 33° en el cuerpo y fue complejo. Cada uno tiene su grado de complejidad, algunos me ha tocado nadar con animales como en Hawai, que habían tiburones, medusas y fragata portuguesa. Ahora en Manhattan fue el cambio de corriente y la basura. En otras es el frío y en verdad siempre digo que es el que está por venir porque siempre hay algo diferente.

- ¿Cuáles serán sus próximos desafíos?
- La Antártida. Estamos haciendo todas las gestiones y los protocolos para hacer un nado único e icónico con el que esperamos dar que hablar de Chile en todo el mundo. Esto debería ser en enero del próximo año, ya no queda mucho tiempo, porque la preparación es bastante exhaustiva y rigurosa pero ya le tenemos el ojo puesto y con el equipo nos la vamos a jugar para poder completarla.