Entrevista AS

"Me gustaría ir al Genoa; mi abuelo dice que nuestra familia en Italia es hincha"

Benjamín Gazzolo sorprendió anotándole a la UC. En diálogo con AS, el defensa 'goleador' de Huachipato revela una curiosa anécdota y habla de metas futuras.

0
"Me gustaría ir al Genoa; mi abuelo dice que nuestra familia en Italia es hincha"

La lluvia no frenó a Huachipato ante Universidad Católica. El cuadro 'acerero' logró su segundo triunfo consecutivo en el Torneo Nacional y Benjamín Gazzolo (24) fue el inesperado artillero que abrió la cuenta en el fangoso campo del Estadio CAP. El defensor central convirtió, y lo hizo por primera vez con público en los estadios: "Fue lindo porque la otra vez hice un gol ante Temuco por Copa Chile, pero no había gente. Me quedé feliz de darles una alegría".

El tanto le significó el reconocimiento que buscó desde pequeño, cuando se inició en la escuela de fútbol Luis Quezada en San Felipe, su ciudad natal. "Ahí di mis primeros pasos. Los primeros recuerdos junto a un balón de fútbol se remontan a ese lugar. También viendo a mi papá en las canchas de Deportivo Putaendo los fines de semana. Pero lo consideré siempre un hobby, hasta grande", revela el zaguero, en diálogo con AS.

- ¿Y cuándo se dio cuenta que no sería más un hobby?
- Es que mi caso es un poco atípico, para lo que es el futbolista común. Siempre me gustó el fútbol, pero no era como esos jugadores que tienen ese sueño desde pequeños. Yo lo veía como un pasatiempo, pero encontraba difícil que fuese a dedicarme a eso de manera profesional. Creo que recién a los 16 años me di cuenta que quería ser futbolista. Recuerdo que fue en primero o segundo medio. Ahí generalmente a uno lo empiezan a orientar, porque ya vas a salir del colegio, y yo solo pensaba en jugar fútbol.

- ¿Fue difícil ese trayecto al profesionalismo?
- Sí, fue sacrificado más que todo. Quizá no tanto con el tema del traslado, porque me inicié en las inferiores de San Felipe, y tenía harto apoyo de mi familia, que también la mayoría es de ahí. Pero sí me tuve que esforzar mucho con los estudios. Mis papás siempre me exigieron mucho en ese ámbito, tenía que responder tanto ahí como en el deporte. De hecho, era un requisito para jugar fútbol. Tengo la suerte de tener un hermano mellizo y él me ayudó mucho en ese período (risas), porque yo faltaba bastante a clases. Además yo pensaba sí o sí salir con mi curso de cuarto medio, no me interesaba ir a clases nocturnas, hace dos por uno o ese tipo de cosas.

- Usted es oriundo de San Felipe y además debutó ahí. ¿También es hincha?
- Sí, mis mejores recuerdos en el fútbol son siendo hincha de San Felipe. Me acuerdo que festejé la Copa Chile 2009. También el ascenso a Primera. Y como jugador también pasé buenos momentos. Debuté en el club de mis amores a los 16 años, que para mí es algo súper meritorio, porque no es muy común debutar tan temprano. Y estando ahí llegaron las convocatorias a las selecciones Sub 20 y Sub 23. Era harto de ir al estadio también, con mi papá, mi hermano mellizo y un amigo. De local íbamos a todos los partidos, y de visita cuando quedaba cerca.

- Cuando llegó a Huachipato, ¿le costó la adaptación a Primera?
- En un comienzo sí, porque llegué sin hacer pretemporada, ya que fui al Preolímpico Sub 23 con la Selección. Me costó adaptarme al ritmo de los entrenamientos, a la intensidad, a la precisión de los pases. Y se notó, porque se vio reflejado en que jugué poco el año pasado. Pero a medida que fue transcurriendo el tiempo me acostumbré y a los meses creo que ya cumplía. Y creo que me hizo bien cambiar de ciudad, era algo que necesitaba hace rato, salir de mi casa, porque había pasado toda mi vida en San Felipe.

- Sobre la Selección. Ha tenido nominaciones en varias categorías juveniles, ¿se ilusiona con un llamado a la Roja adulta?
- Si bien creo que estos últimos meses he estado en un buen momento, estoy tranquilo, me tomo todo esto con calma y, por el momento, el llamado a la Selección no es tema o algo que esté buscando. Pero si se da, claro que me gustaría, además que tengo una espinita clavada porque en la Sub 20 y Sub 23 nunca pude debutar en partidos oficiales, entonces hacerlo por la adulta sería lindo.

- Y metas más a largo plazo, ¿tiene?
- Me gustaría ir a un equipo grande y después al extranjero. Sobre todo Italia, por mi doble nacionalidad. No tengo un equipo preferido, pero quizá al Genoa, porque mi abuelo dice que nuestra familia en Italia es hincha de ese club. Yo la verdad es que no lo sigo mucho (risas), pero por ese motivo.

Benjamín Gazzolo festeja su gol contra Universidad Católica, en la fecha 15 del Torneo Nacional.

Un asado por el gol

Gazzolo no solo se ganó las felicitaciones de sus compañeros y los aplausos de los hinchas 'siderúrgicos' tras su anotación, sino que también tuvo premio extra: un asado. "Cuando hice el gol, lo primero que se me vino a la cabeza fue la apuesta que había hecho con el coordinador... El 'infiel', le decimos (risas). Él me apostó un asado a mí y a 'Nacho' Tapia. Incluso, salimos los dos corriendo donde él a festejar (risas)".

- Fue muy criticada la decisión del árbitro de jugar con la cancha en mal estado. ¿Qué le pareció a usted?
- Al comienzo se podía jugar un poco, pero fue pasando el tiempo y la cancha se echó a perder. A mí se me pasó por la cabeza que se podía suspender, porque igual era súper peligroso y así estábamos más propensos a lesionarnos. Había que tener mucho cuidado. Creo que quizá hubiese sido bueno que se suspendiera, solo por ese tema de las lesiones. Y bueno, todo lo planificado en la semana no se pudo llevar a cabo. Tuvimos que apelar más a nuestros inicios, porque era como un partido de barrio. Fue un fútbol más de entrega, de meter, apelar mucho al balón detenido. Lo bueno es que ganamos... y tengo una anécdota sobre eso.

- ¿Cuál?
- Mi abuelo es hincha de la Católica, así que estaba con el corazón dividido viendo el partido.

- ¿Pero celebró su gol?
- Sí, me contaron que lo festejó (risas). De hecho, después me dijo: "Primera vez que celebro un gol contra la Católica".