FÚTBOL CHILENO

¿Por qué Colo Colo y la UC se pelean a Fabián Orellana?

El hombre del Valladolid es pretendido por ambos clubes y cada uno posee razones futbolísticas claras para golpear el mercado con su repatriación.

0

Fabián Orellana puede convertirse en el gran refuerzo de la etapa de pases de invierno en el fútbol chileno. El delantero y mediocampista tiene contrato por una temporada más en el Valladolid, pero en el club de España están dispuestos a negociar su salida, tras el descenso a la segunda división hispana. Y ante este escenario, Universidad Católica y Colo Colo están dispuestos a traerlo de vuelta al país.

Si bien los resultados colectivos no lo acompañaron, el chileno tuvo un año futbolístico con importante presencia en la liga de España. De las 38 fechas, Orellana actuó en 30 jornadas y en 27 encuentros lo hizo como titular. Su actividad reciente deja en claro que sería una incorporación de alto nivel para el torneo local, pero además sus rasgos futbolísticos son clave para que cruzados y albos se "enfrenten" por obtener el fichaje del ex jugador del Eibar, Valencia, Celta de Vigo y Granada.

Roles distintos en Colo Colo

Actualmente, Colo Colo se desenvuelve en el terreno de juego bajo los parámetros de dos sistemas tácticos (1-4-4-2 y 1-4-2-1-3). En este escenario, Orellana no tendría inconvenientes para insertarse dentro del diseño ofensivo que implican ambas estructuras posicionales.

Durante los últimos años de su etapa en Europa, el chileno ha actuado de volante externo y puntero por ambos costados del terreno de juego, aunque con cierta predominancia por la zona izquierda. También lo ha hecho en el rol de mediocampista ofensivo, jugando detrás del centrodelantero del equipo. Los tres puestos mencionados cumplen un papel importante en los esquemas que emplean los albos, por lo que su presencia, indiscutiblemente, jerarquizaría el sector ofensivo. 

Actuando por los costados, como volante externo en el sistema 1-4-4-2 o de puntero en el esquema 1-4-2-1-3, el Cacique puede incorporar con Orellana capacidad de desequilibrio por velocidad y manejo del balón, asistencias constantes y precisas desde el costado de la cancha, y un aporte goleador no menor pues convierte con cierta regularidad, considerando que se desenvuelve en la periferia del área. De hecho, cerró la temporada pasada con seis tantos en España.

Pero sin duda que donde podría resultar vital su presencia es en la función de volante ofensivo. Hoy, Colo Colo no posee un '10' de rendimiento constante en el plantel (Ignacio Jara ingresa y sale de las convocatorias, lo que da cuenta de que no ha convencido al DT Gustavo Quinteros). En ocasiones, la labor la ha asumido Leonardo Gil, pero en caso de contar con Orellana podría perfectamente ocupar el puesto. Grandes momentos de su etapa en el Eibar fueron en esa posición y, en la liga chilena, no debería tener problemas para volver a asumir el desafío. 

En ayuda de Zampedri

La UC enfrenta un momento difícil de la temporada, pues ha quedado atrás de la posición de vanguardia en el Campeonato Nacional. De allí, entonces, que los cruzados hayan sido los primeros en fijarse en Orellana para traerlo de regreso al país, bajo la idea de revitalizar la zona ofensiva del cuadro conducido por Gustavo Poyet y dar también un golpe de efecto de cara a la resolución de la temporada.

El sistema base del elenco universitario es el esquema 1-4-1-2-3. Por lo tanto, en este contexto táctico el hombre del Valladolid puede encajar en las posiciones de puntero derecho o izquierdo. Si su llegada finalmente se concretara, sería un buena noticia para Fernando Zampedri, pues el argentino podría contar con un buen asistidor desde una de las dos puntas. Antes que todo, Orellana es un jugador periférico, que otorga profundidad por su sector y el envío de centros es también parte de su sello.

Durante las últimas fechas, y en medio de la urgencia por revertir un marcador desfavorable, Poyet se ha abierto a la idea de cambiar de sistema de juego a un 1-3-4-1-2, dándole vida a la dupla de '9' conformada por Diego Valencia y Zampedri. Ante la posibilidad de que el DT se decante por este esquema posicional, Orellana podría actuar como segundo punta (uno de su rasgos es su movilidad. junto con detectar y ocupar los espacios libres, y además contar con gran parte de la anchura de la cancha en ofensiva lo puede favorecer). La otra opción es que actúe detrás de los dos atacantes y no es una posibilidad descabellada: es un asistidor nato y tener dos '9' por delante es un buen escenario posible, y su capacidad de dribling por el centro en tres cuartos de cancha  puede otorgarle otro aire al ataque de la UC.