Entrevista AS

Pudo representar a Estados Unidos, pero eligió a Chile y ganó dos Mundiales: "Fue muy emocionante"

En el país norteamericano, donde está radicada hace más de 15 años, Agustina Varas (18) obtuvo dos medallas de oro en el esquí náutico. Lo hizo en apenas 96 horas. Esta es su historia.

0
Pudo representar a Estados Unidos, pero eligió a Chile y ganó dos Mundiales: "Fue muy emocionante"

Agustina Varas (18) ha vivido días de gloria. En Estados Unidos, el país donde está radicada hace más de 15 años, la chilena consiguió dos medallas de oro en apenas 96 horas. Durante la jornada del 25 de agosto ganó el Mundial Sub 17 de esquí náutico, en la categoría de Salto, y el 28 del mismo mes realizó lo propio en la cita Sub 21. Un escenario de ensueño. "Fue una semana muy emocionante", dice la deportista a AS. Eso sí, ella reconoce que tras el primer festejo debió mantener la calma. Sabía que venía un segundo desafío que tenía la misma importancia.

Chile aplaude el trabajo de Varas. Sin embargo, otra nación pudo haber disfrutado sus logros. "Saqué la ciudadanía de Estados Unidos, y podría haber competido por ese país. Pero por varias decisiones elegí esquiar por Chile, para representar al país que más orgullo me da. Fue la decisión correcta, porque en Chile nos han apoyado mucho como esquiadores juveniles para poder mejorar. Sin eso, estos resultados no serían posibles", manifiesta la joven, quien en Norteamérica estudia Programación con Ingeniería Eléctrica, en la Universidad de Alabama.

- ¿Dimensiona lo que ha hecho o siente que está viviendo un sueño?
- Hace dos años no tenía muchas expectativas en un Mundial. Por marcas, ni nada. Entonces, ha sido una transición bastante rápida. He mejorado mucho en muy poco tiempo. En ese sentido, como que me ha costado ver todos estos logros que, hace un año y medio, dos años, los veía imposibles. Ahora lo he logrado no tan solo en un Mundial, sino en dos.

- ¿Cuánto ha luchado para llegar a esta clase de triunfos?
- El Mundial ni siquiera era un sueño para mí, porque cuando estaba entrenando sola, con mi familia, sin apoyo, veía el Mundial, pero muy lejos. Lo veía, quizás, peleando una final, pero nunca esperaba ganarlo. Entonces, ha sido un sueño cumplido. Pero un sueño que nunca sabía que tenía, que nunca lo veía posible. Y ahora, haberlo hecho, me emociona mucho. Veo todo lo que he sacrificado, y sí vale la pena todo lo que estaba haciendo. A veces dudaba si era lo correcto, pero tuve que confiar en mis entrenadores y ver que el esfuerzo que hice dio frutos. Es algo que disfruto mucho.

- ¿El camino ha sido duro?
- En algunos sentidos ha sido muy duro. Por lesiones, por cosas que no puedo controlar, pero también, en otros sentidos, la verdad es que lo he disfrutado mucho. El esquí siempre ha sido algo familiar para mí. Hace como dos años, como cuando empecé a entrenar más serio, el camino fue un poco diferente. Tenía que estar un poco lejos de mi familia para poder entrenar bien; tener que viajar más para los campeonatos. Todo eso es duro, pero siempre lo disfruté. Lo pasé súper bien, porque me llevo muy bien con el resto del equipo de esquí. En algunos sentidos es sacrificado. Sacrifico tiempo con mi familia y el poder vivir una vida común y corriente. Pero siempre disfruté el camino, porque si solo vas a buscar resultados y no salen, te quedas sin nada. En realidad yo me quedo mucho con todo el esfuerzo que hice, y llego a un campeonato diciendo 'controlé todo lo que podía controlar y que salga el resultado que salga'.

En el Mundial Sub 17 de Estados Unidos, Agustina Varas también consiguió una medalla de bronce en Overall. En la cita Sub 21, en tanto, consiguió un récord nacional en Salto: 49,9 metros.

- En el Mundial Sub 17, el Team Chile fue segundo. ¿Estamos en presencia de una generación que dará que hablar?
- La generación de esquí que viene ahora va a ser algo que nunca se ha visto en el deporte en Chile. Tenemos un grupo de esquiadores que estaban peleando podios, finales, y todavía les quedan dos años más para hacer otro Mundial. O sea, su nivel, por su edad, es muy alto. Y ahora, cuando tienen dos años más de entrenamiento, sé que van a estar mucho mejor. Lo que ahora necesitamos es más apoyo, buscar más talento, porque sé que hay. De esquí y de otros deportes en Chile. Solo hay que poder encontrarlo, y ayudar a esas personas. A entrenar, a viajar. El apoyo es lo más importante. Y no solo de los papás. También de la Federación, del deporte en general en Chile. Tienen que apoyar, porque talento sí hay, y se ve. Yo he esquiado casi toda mi vida, y cuando empezaron a hacer este grupo, donde encontraron esquiadores que tenían mucho potencial y los ayudaron a entrenar, se dio que ahora por fin llegamos a un Mundial, con un equipo chileno competitivo. Eso se dio porque tuvimos apoyo para poder entrenar y mejorar en el deporte.

- ¿Cómo empezó en este deporte? ¿Qué la motivó a practicarlo?
- Para mí, el esquí siempre fue un deporte familiar. Mi papá me enseñó a esquiar desde chica, cuando tenía como tres años, y antes también me sacaba a esquiar y me daba una vuelta en brazos. Él siempre me motivó a practicarlo. O sea, a mí me gustó. Les enseñó a todos mis hermanos también, y a los que les gustó lo entrenábamos más. Y cuando empecé a ver más resultados, me motivé a entrenarlo más. Cuando empecé a entrenar con (Felipe) 'Pipe' y (Rodrigo) 'Toti' Miranda (referentes de la disciplina), sabía que tenía mucho potencial en el deporte y quería seguir mejorando para ver qué tan lejos puedo llegar.

- ¿Qué sueños quiere cumplir en el esquí náutico?
- Tengo hartos sueños en el esquí. Me encantaría ir, por ejemplo, a Masters, pero en la categoría profesional. Eso espero lograrlo en unos años más. También pelear podios y quizás ganar un Mundial Open, que es el campeonato más importante. Y también voy a buscar ganar una medalla en los Juegos Panamericanos, en Santiago. Quiero llegar a ese campeonato tan importante, tan único, y poder representar a mi país de la mejor manera.

El Team Chile que obtuvo el segundo lugar en el Mundial Sub 17 de Estados Unidos. Agustina Varas es la séptima, de izquierda a derecha. A los costados, los hermanos Miranda, los entrenadores.