La Roja

"Pulgar la cagó... cómo respalda": el lado B del triunfo de la Roja

La esperanzadora victoria de la Selección dejó varios entretelones: hubo figuras en San Carlos de Apoquindo, la Marea Roja más encendida que nunca, algunas peleas...

0
"Pulgar la cagó... cómo respalda": el lado B del triunfo de la Roja

La Roja vuelve a soñar. Qatar aún continúa lejos, pero el triunfo por 2-0 sobre Paraguay revive las esperanzas de jugadores y fanáticos, quienes ayer repletaron el Estadio San Carlos de Apoquindo. Hasta el recinto precordillerano se trasladó la fe de los incondicionales, que se vieron pagados por los goles de Brereton e Isla. Aquí te contamos el lado B de la victoria más festejada de la Selección en el último tiempo.

Hubo una fiesta preparada

Los hinchas sabían de la importancia del partido, crucial para mantener vivas las ilusiones de asistir al próximo Mundial. En la ANFP también lo sentían así y es por eso que se intentó armar una fiesta... que la localía se hiciera presente como nunca antes en las actuales Eliminatorias. En las entradas de San Carlos de Apoquindo, el patrocinador Arauco regaló banderas de Chile, además de jockeys rojos. Cuando la Roja ingresó a la cancha, se generó una intermitencia en las luces para que la gente se encendiera aún más. Después, todo el público cantó el himno al unísono. Emocionante. La Marea Roja también hizo lo suyo, ubicada en la galería norte del recinto, al acompañar los cánticos con un bombo.

Las figuras que llegaron a San Carlos

Como es frecuente, muchas personas relacionadas al fútbol asistieron al encuentro. Entre ellos: Marcelo Vega, Juvenal Olmos, Cristián Álvarez, César Cortés y Nicolás Núñez. Justamente, este último fue uno de los más eufóricos. El actual director técnico de Magallanes se sentó en la Tribuna Pacífico y vivió el duelo como un hincha más. Quien más lo sorprendió fue el número '13' de la Selección: "Pulgar la cagó... cómo respalda. Y le ha ganado todo por arriba a los paraguayos", decía a sus acompañantes, admirado.

Marcelo Vega y Juvenal Olmos viendo el Chile-Paraguay.

El más 'odiado'

No hay duda que Antony Silva se llevó gran parte de las pifias de la fanaticada nacional. El portero de Paraguay tomó el rol de villano porque, además de evitar goles cantados como el de Paulo Díaz, se encargó de demorar cada una de los saques de fondo del cuadro visitante. Los insultos no tardaron en llegar desde la galería y muchos exigían que el árbitro Néstor Pitana, al menos, amonestara al guardameta. Finalmente, nada de eso sucedió. Eso sí, con el 2-0 en contra, fue él mismo quien pedía a los peloteros más rapidez. Cosas del fútbol.

La profecía de Vidal

Es sabido que, mientras más presion haya, mejor responde Arturo Vidal. El 'Rey' no se acobarda ante ningún reto y frente a Paraguay jugó un partidazo e, incluso, se dio el tiempo de 'presagiar' el gol de la Roja. Cuando el árbitro pitó el fin del primer tiempo, el cuadro de Lasarte salió en dirección a la Tribuna Pacífico en medio de aplausos. El volante del Inter de Milán, confiado, hizo un gesto con sus manos, avisándole a la gente que estuviese tranquila, que en el complemento sí saldría el gol. El 'King' una vez más tuvo la razón.

Arturo Vidal, tranquilizando al público y 'anticipando' el gol en el segundo tiempo.

Un protagonista inesperado

En el segundo tiempo, Néstor Pitana decidió expulsar a un pasapelotas, tras un altercado con un jugador de Paraguay. En el estadio y en redes sociales la decisión del réferi se tomó con extrañeza y humor. Muchos se preguntaban si antes había sucedido algo así. Lo cierto es que todo jugó para la Selección, y el pelotero aportó con el viejo truco de demorar los balones. Seguramente no pensó que terminaría siendo hasta protagonista de los cánticos. Tras la roja, todo el recinto cantó: "Dale, pelotero... dale, pelotero".

Maripán y las peleas

Si hay alguien que se ha hecho fama de rudo en el actual plantel de la Roja, ese es Guillermo Maripán. Hasta hoy se recuerda su pechazo al colombiano Duván Zapata en la Copa América 2019, cuando el atacante del Atalanta recién había ingresado al campo. Más reciente, su encontrón con Neymar, con quien casi se va a las manos en el duelo que se jugó hace unas semanas en el Estadio Monumental. Y ayer volvió a ratificar que no le gusta ser pasado a llevar: se molestó constantemente con el '9' guaraní, Antonio Sanabria, quien entró a los 65'. Después, a los 89' fue a encarar a Omar Alderete, quien se fue expulsado por una infracción sobre Brereton. Allí, fue Isla quien intervino y le dijo que volviera a la zona defensiva. El jugador del Mónaco es un záguero de esos ásperos.