Entrevista AS

"En un momento pensé en retirarme; hoy no me creo que disputé la final de un Mundial"

Fabián Huaiquimán habla sobre la medalla de plata que consiguió en Dubái. "Para la próxima llevaré la de oro", dice el karateca chileno. También piensa en grande para Santiago 2023.

0
"En un momento pensé en retirarme; hoy no me creo que disputé la final de un Mundial"

Fabián Huaiquimán (23) está viviendo un sueño. El karateca participó del Mundial que se llevó a cabo en Dubái y se quedó con la medalla de plata en la categoría -84 kilos. Eso lo tiene con el ánimo a tope y así lo demuestra en medio de una conversación con AS. "Me siento demasiado feliz. Como que todavía estoy analizando esta situación, ya que no me la creo. No me creo que acabo de disputar una final mundial y que estuve a un pelo de ser campeón del mundo", cuenta.

En la batalla por el oro, Huaiquimán cayó ante el egipcio Youssef Badawy. Sin embargo, el chileno estuvo lejos de amargarse. "Ahora celebraré con todo mi equipo y para la próxima llevaré la de oro", afirma Fabián, quien ocupa el puesto 50 en el ranking planetario de su serie, y profundiza: "El combate estuvo bueno, bien planteado. Fue mi primer Mundial, y realmente tuve un rival muy duro, que venía ganando dos Premier League. Su confianza estaba muy alta".

- Tuvieron que pasar 13 años para que un chileno se vuelva a instalar en la final de un Mundial adulto de karate. El último fue David Dubó. Pero no es lo único: usted también hizo historia al convertirse en el tercer medallista nacional en este clase de eventos. ¿Asimila lo que ha hecho?
- Como te dije, todavía no logro asimilar lo que acabo de lograr, la final del mundo que acabo de hacer. Pero siento que mi carrera recién está comenzando y tengo para dar mucho más. Mi equipo y yo estamos trabajando muy duro para dejar a Chile en los más alto de las próximas competencias y, sobre todo, en Santiago 2023.

Fabián Huaiquimán exhibe la medalla de plata que consiguió en el Mundial de Dubái.

- ¿Cómo empezó en el karate?
- Comencé a hacer karate desde pequeño. Yo entrenaba con mi papá en la plaza o a veces él llegaba del trabajo y entrenábamos en el patio. Pero todo era como juego, para que yo no me aburriera. Después me metí al Dojo Dragones de La Reina , como a los 10-11 años, aproximadamente, y comencé a hacer karate con el sensei Hugo Briones.

- Ahora, usted está muy feliz, pero me imagino que el camino no ha sido fácil. ¿Cuál ha sido el momento más duro de su carrera?
- Mi momento más duro fue cuando comenzó la pandemia, ya que, primero, los entrenamientos de antes terminaron. Teníamos que entrenar por Zoom, en la casa, en el patio. A veces no teníamos espacio. Y no solo eso: también me desgarré la pierna izquierda y, a medida que pasaba el tiempo, me recuperaba de la lesión y me volvía a desgarrar. Tuve cuatro desgarros. Estuve a punto de retirarme. Sentía que mi cuerpo no estaba hecho para el karate e, incluso, para el deporte. No sabía por qué me desgarraba tanto. Ese fue mi momento más difícil, pero gracias a la vida tengo gente que me quiere, me apoya y siempre me inspira a dejar lo mejor de mí. Y también una familia bacán, que me ayuda a no rendirme y siempre salir adelante.

- ¿Cuáles son sus próximos desafíos?
- Los Juegos Mundiales y el Panamericano del próximo año. Pero, por sobre todo, tengo la mira puesta en Santiago 2023 y en el Mundial que se hará ese mismo año. Creo que en Santiago, el karate chileno puede hacer historia.

- ¿Cómo ve el futuro del karate en Chile?
- Muy prometedor. Tenemos varios medallistas continentales, mundiales, de Juegos Panamericanos, de Juegos Sudamericanos. Entonces, el nivel está altísimo. Sobre todo ahora, que venimos de buenas competencias. Para el próximo proceso, entre todos vamos a sacar el mejor nivel de cada uno. Últimamente, el equipo ha estado muy unido, muy sólido. Si alguien necesita algo, llega otro compañero y te ayuda.

El equipo de karate que participó en el Mundial de Dubái.