Everton 0 - U. Católica 3

¡La UC golea a Everton y es tetracampeona del fútbol chileno!

La escuadra de Paulucci se impuso en el Sausalito de Viña del Mar y bajó su estrella 16. Un autogol de Barroso, una volea de Parot y un tiro libre de Gutiérrez definieron la historia.

0
¡La UC golea a Everton y es tetracampeona del fútbol chileno!
RAUL ZAMORA PHOTOSPORT

La UC añadió una nueva página dorada a su historia. En el Sausalito de Viña del Mar, el equipo cruzado se impuso frente a Everton (3-0) y se consagró tetracampeón del fútbol chileno. Los precordilleranos dejaron en el olvido la inestabilidad con Gustavo Poyet y volvieron a creer junto a Cristian Paulucci.

El inicio del duelo no fue fácil para Católica. Se notó en un fallido despeje de Valencia en zona propia y en una pérdida de Saavedra en el mismo sector de la cancha. En el caso del mediocampista, tenía controlada la pelota, pero pecó de inocente y fue anticipado por Cañozales, quien le dio un buen susto al equipo de Las Condes.

El ariete colombiano condujo por la izquierda y, antes de llegar al área, intentó con un picotón tras ver adelantado a Pérez. El balón se fue ancho, aunque la acción no dejó de ser un antecedente que exhibía el nerviosismo de la UC. Paulucci, por su parte, demostró su fastidio por el error de Saavedra.

Al instante, eso sí, la visita tomó un respiro. Y es que a más de 2.800 kilómetros, en Antofagasta, el local estaba venciendo a Colo Colo por 1-0, gracias al gol de penal de Figueroa. Ese resultado le daba muchas más chances de ser monarca a la UC y, por lo mismo, los cruzados se tranquilizaron.

Y fue evidente, ya que, en base a eso, el elenco de Paulucci logró sumar su primera llegada a los 11'. Desde el borde del área, y de espaldas, Zampedri habilitó de manera genial a Fuenzalida y este envió un potente remate cruzado al cuerpo de Torgnascioli.

De todos modos, el nivel de la UC no era el mejor. Más allá de esa buena combinación, el forastero carecía de profundidad e ingenio para torcer la historia. Eso, hasta que un balón detenido modificó el panorama: a los 36', Aued sirvió un tiro de esquina y Barroso, al que los colocolinos se encomendaban en la semana, marcó en propia puerta. El zaguero no hizo más que lamentarse.

Con esa conquista, el club precordillerano quedó con el ánimo a tope y se atrevió de distintas maneras ante Torgnascioli. Marcelino probó de tiro libre e incluso desde la esquina y Zampedri aportó con una pirueta en el área. Sin embargo, el marcador no cambió.

Parot y Gutiérrez bajan el telón

Algo que sí iba ocurrir en el complemento, y en favor de la UC. A los 48', Parot se disfrazó de '9' para capturar un rebote y superar a Torgnascioli con una volea fenomenal. El codo sur de Sausalito rugió más fuerte que nunca. La hinchada cruzada entendía que la corona 16 era un hecho.

Everton, por su lado, tuvo con qué reaccionar. Los ruleteros aprovecharon el relajo de Católica, producto del resultado, y por medio de Echeverría, Waterman y Maldonado pudieron decorar el resultado. No obstante, Pérez y el destino dijeron que no había chance. La tarde era blanca y celeste.

Sobre el final, cuando los festejos ya se habían desatado en la tribuna y en el banco cruzado, Gutiérrez puso el 3-0 de tiro libre para cerrar una nueva actuación a la altura y gritar, con fuerza y orgullo, que la UC es tetracampeona del fútbol chileno.