ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ARCOS

Última columna del año

"No se preocupen, no haré un balance del año. Tampoco un compendio con las mejores y peores frases del 2021. Menos un repaso a los hitos que marcaron este año..."

Actualizado a
"No se preocupen, no haré un balance del año. Tampoco un compendio con las mejores y peores frases del 2021. Menos un repaso a los hitos que marcaron este año..."
ANDRES PINA/PHOTOSPORT

¿Cuánto nos pueden defraudar los sueños que tuvimos ayer?

No se preocupen, no haré un balance del año. Tampoco un compendio con las mejores y peores frases del 2021. Menos un repaso a los hitos que marcaron este año. Eso se ha hecho demasiado y se volverá a realizar en otros espacios de mucho mejor forma que acá.

Resumir el año es plausible, pero aventurar como viene el próximo es imposible. La revisión del archivo de comienzos de este año reafirma esta sentencia. Como dice un buen amigo, el archivo no muerde y de vez en cuando es bueno revisarlo.

El torneo 2020 terminó el 2021. Debido a la pandemia el torneo, el país, el mundo, estuvieron paralizados mucho tiempo. Volvió con estrictos protocolos y sin público en la gradas.

El año comenzó con la Universidad Católica cerca del tricampeonato. En la pelea por el título no lo acompañaban los denominados grandes. La Universidad de Chile había apostado por el venezolano Rafael Dudamel en la banca. No convencía, pero sumaba los puntos necesarios para alejarse del descenso. La temporada contenía dos tablas. En una, la del año calendario, los azules no terminaron nada de mal, terceros. En la otra, la de los promedios, esa que se confeccionó por culpa del inconcluso 2019, sufrió hasta la última fecha. Dudamel y los directores deportivos, Sergio Vargas y Rodrigo Goldberg, comenzaban a trazar líneas para una temporada menos angustiosa. A los pocos meses no estaba ninguno de los tres.

Hace un año Colo Colo peleaba el descenso. Un plantel plagado de nombres pero no de figuras. Gustavo Quinteros adelantó su llegada para evitar que el único equipo chileno que no ha jugado en la B rompiera ese registro. Jugaban Barroso, Carmona, Paredes, Mouche, Valdivia. En febrero los albos se salvaron en el último partido, en el desempate contra la Universidad de Concepción con gol de Pablo Solari, un joven jugador que llegó a prueba y que mostraba condiciones para consolidarse.

El 2021 llevaba sólo trece días cuando la ANFP confirmó la salida de Reinaldo Rueda. La directiva de Pablo Milad no quería al colombiano y el colombiano no quería a la directiva de la ANFP. En una insólita medida le habían permitido negociar con el seleccionado de su país natal, mientras aún era DT de Chile. Durante un mes se sucedieron los nombres de Rafa Benítez, Matías Almeyda, Miguel Ángel Ramírez, Gabriel Heinze, José Luis Sierra, como posibilidades, ya sea reales o ficticias. El 10 de febrero anunciaron a Martín Lasarte como nuevo técnico de la Roja. Aún quedaban muchas clasificatorias y a mitad de año había que jugar la Copa América.

A comienzos del 2021 sólo los más langusinos conocían a un delantero, hijo de chilena, que hacía goles en la Segunda División de Inglaterra. Se llamaba Benjamín Brereton y aún no jugaba por Chile ni agregaba el apellido “Díaz” a su camiseta.

Hace un año, Melipilla no soñaba con jugar en Primera. Trataba de meterse en la liguilla, un objetivo que parecía posible. Ascender era otra cosa. No estaba en el cálculo ni de los más optimistas. Al cierre de esta columna, por líos administrativos, aún no sabemos en qué división jugará, lo mismo que Copiapó, Curicó o Huachipato.

¿Alguien se habría imaginado, hace un año, que la UC ganaría 13 de los últimos 14 partidos y sería campeón por cuarto año seguido? ¿Qué Colo Colo se desprendería de sus antiguas figuras para formar un equipo, que iba encaminado a la corona hasta que el COVID y sus propios errores lo dejaron como escolta? ¿Que la Universidad de Chile tendría tres entrenadores, tres directores deportivos, nuevos y enigmáticos dueños y que se salvaría del descenso en el último minuto? ¿Qué Ben Brereton Díaz se convertiría en uno de los favoritos de la afición merced a los muchos goles que anotó en Inglaterra y con la camiseta de la Roja? ¿Qué a esta altura del año el final del campeonato se definiría en las oficinas de la ANFP y no en la cancha?

Imposible predecir el futuro, menos cuando hablamos de fútbol. La realidad siempre sorprende.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?