ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS

Compañero de 'Chaleco' López cuenta cómo es un Dakar: "Una vez me dormí y nos perdimos"

Este 2022 es la novena participación del copiloto y navegante. El año pasado, junto a Francisco López, se impusieron en SVS. Apuntan al bicampeonato.

Actualizado a
Compañero de 'Chaleco' López cuenta cómo es un Dakar: "Una vez me dormí y nos perdimos"

Ingeniero civil de profesión y amante de los autos desde la cuna, Juan Pablo Latrach (32) nació en un jeep. Su padre, Jorge, uno de los primeros chilenos en competir en un cross country, le inculcó la pasión por las ruedas desde niño. Hoy, el navegante está compitiendo en Arabia Saudita junto a Francisco 'Chaleco' López por el bicampeonato en Vehículos Ligeros del Rally Dakar.

De personalidad tranquila y serena, Latrach es un analítico de las situaciones. Su lugar de navegante es una gran responsabilidad y un puesto clave en el éxito del piloto. Un trabajo que muchas veces no es ciento por ciento valorado por la gente externa.

"La pega que hacemos los copilotos y el trabajo mecánico es ingrato, aunque no sé si es la mejor palabra. Nosotros estamos felices de que el equipo gane. ‘Chaleco’ nos reconoce y eso es lo importante", confiesa el ingeniero civil en dialogo con AS,

Juan Pablo Latrach (izquierda) junto a Francisco 'Chaleco' López (derecha).
Ampliar
Juan Pablo Latrach (izquierda) junto a Francisco 'Chaleco' López (derecha).

- ¿Cómo es convivir con ‘Chaleco López durante un Rally Dakar?
- Uno está acostumbrando a ese estilo de vida. Son dos semanas en las que estás 24 horas, siete días a la semana con la persona y no es fácil. En el caso de ‘Chaleco’, él es una persona muy accesible, bueno para conversar. No solo hablamos de rally. Se hace muy fácil. Soy bastante cuadrado y especial en ese sentido, no soy tan sociable como él, pero nos llevamos súper bien.

- ¿Qué desempeño cumple como copiloto y navegante?
- Yo le tengo que decir al ‘Chaleco’ por dónde tiene que ir, qué peligros tiene la ruta. Por ejemplo, si te dejaran en el desierto con un helicóptero, la única forma de salir que tienes es con la ruta que yo te digo. La idea es salir lo más rápido y entero posible.

- ¿Cómo conlleva la presión de que una indicación suya puede costar una carrera?
- Es una presión súper grande. Así como una indicación mía puede costar una competencia, también puede ser un descuido del piloto o el mecánico. Todo puede tirar la carrera a la borda, pero ahí está el trabajo en el equipo. Cuando ‘Chaleco’ está bajo, lo tiro para arriba, o Ítalo. O lo mismo al revés. Si uno se manda un condoro, en equipo se soluciona. Para ‘Chaleco’ es su 11° Dakar, mientras que para mí será el octavo. Entonces, ya tengo la experiencia de cómo resolver distintas situaciones de la carrera. Me he enfrentado a infinitos errores y sé salir de eso rápido. Eso es clave.

Una vida con los autos

- ¿Cómo nació su amor por los autos?
- Los que están en el mundo automovilístico hace años saben que nací arriba de un jeep. Mi papá fue multicampeón nacional de Jeep Fun Race, de los primeros pilotos que corrió rally en Chile y de los pioneros en el Rally Dakar. Ahí corrí con él por primera vez en 2010. Fuimos de los mejores sudamericanos. En total corrí cinco Dakar con él. Todo esto viene de familia. Como mi papá manejaba, a mí me tocó navegar, por muchas ganas de manejar que tuviera.

- ¿Qué ha sido lo más complicado que le ha tocado vivir en los ocho Rally Dakar en los que ha participado?
- Lo del accidente de 2021 en el que un motociclista falleció. Fue súper fuerte seguir corriendo después de que se lo llevó el helicóptero. No fue una experiencia nada grata, ojalá no se repita. Si llega a pasar de nuevo, por supuesto que vamos a parar y asistir. La otra situación difícil fue en mi primer Dakar, corriendo con mi papá. Tuvimos con un problema mecánico y estuvimos ocho horas haciendo arreglos cerca de Antofagasta. Cansados, retomamos la carrera totalmente oscuros y con el cuerpo reventado. Me quedé dormido. Y antes de eso pasaron muchas cosas. Nos encontramos con un piloto en la ruta que quería abandonar. Él se subió como copiloto y yo me fui manejando su auto por varios kilómetros. Quedando 10 kilómetros para la meta me quede dormido y nos perdimos. No había caso. Mi papá me decía que me tranquilizara.

- ¿Cómo se supera la frustración de que pequeños errores te dejan fuera?
- Si yo me pierdo y frustro, ‘Chaleco’ me tira para arriba. Si él rompe un neumático o le pega a algo, yo lo tiro para arriba. Ítalo, nuestro mecánico, también nos levanta. En nuestro último Dakar, a la mitad tuvimos una pana importante y perdimos 40 minutos con respecto al líder. Quedamos quintos. Después de llegar ese día, dijimos que nos quedaba la mitad del Dakar y que íbamos a ganar. Entre nosotros nos dimos ánimo y logramos revertir el resultado para ganar. La ciencia de esto es trabajar en equipo.

- ¿Cómo es el tema de alejarse de los autos después de una competencia tan intensa como un Rally Dakar?
- Yo llego del Dakar y al otro día tengo que trabajar. Vuelvo a mi rutina. Entreno todos los días a las 07:00 de la mañana. A la semana después de vivir el Dakar dices que no quieres volver a correr, pero después quieres volver y empiezas a prepararte para el próximo año. Nací en un auto y todo tira para que vuelva a uno.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?